Excursiones.jpg

Enrique Boyano.jpgVIAJES Y EXCURSIONES


Enrique Boyano
Email: excursiones.jubiceca@gmail.com
Móvil: 629.66.30.85





Excursiones ya realizadas


Villa medieval de Pedraza y cueva de Los Enebralejos (Segovia) - Mayo 2017
Descripción de la excursión
Ayllón2.jpgAyllón y Maderuelo (Segovia) Abril 2017
Descripción de la excursión

Crónica de la excursión
Pastrana.jpgPastrana y Recópolis

Marzo 2017
Crónica de la excursión
ALMANZOR_2.jpg
La ruta de Al-Man_Sour
(Noviembre de 2016)
Ir a la página de la excursión

EXCURSIÓN A: LA RUTA DE AL-MAN-SOUR
Al-Mansour “el victorioso”, que pasó a la historia como Almanzor, llegó a Bordecorex muy mal herido y dicen las crónicas que allí murió, aunque sus restos cubrirían un pequeño recorrido hasta Medinaceli, donde se le dio sepultura.
Nosotros realizaremos este itinerario visitando los pueblos por donde se cree pasó la comitiva.
En Barahona de las Brujas, llamado así por su ancestral relación con las brujas o aquelarres, visitaremos el paraje “Campo de las Brujas” y veremos el “confesionario” lugar de reunión de éstas, así como su peculiar Iglesia de San Miguel, construida sobre una antigua atalaya árabe.
También conoceremos Romanillos de Medinaceli, allí podremos hacer un vía crucis pétreo que recorre todo su núcleo urbano. Magníficas cruces labradas que escoltan al viajero hasta el Humilladero y la Iglesia de San Miguel, de románico tardío.
Pasaremos por Mezquetillas y Yelo, en este último observaremos los tradicionales palomares del s.XIX, declarados Bien de Interés Cultural, llegaremos a Medinaceli, importante localidad soriana declarada Conjunto Histórico Artístico, cuyo caserío se ciñe alrededor de su amplia Plaza Mayor y la Colegiata de Santa María. La “Ciudad del Cielo”, así conocida por los árabes, se encuentra situada sobre un cerro dominando el Valle del Jalón. En un extremo del mismo se levanta su popular Arco Romano de los siglos I y II, el único de triple arquería que se conserva en España.

Galería fotográfica del viaje
external image colegiata_toro_t4900223.jpg_1306973099.jpg
TORO. EXPOSICIÓN ANTOLÓGICA DE LAS EDADES DEL HOMBRE (AQUA).
FIESTA TRADICIONAL DE LA VENDIMIA
(Octubre de 2016)
Ir a la página de la excursión

VISITA DE LA EXPOSICIÓN DE LAS EDADES DEL HOMBRE (el colectivo entrará dividido en 3 grupos a las 12:4012:5013:00; Duración aproximada de la visita 70 min.). Tras la visita, Almuerzo con degustación de vinos y visita de la Bodega Fariña. La familia Fariña goza del reconocimiento de haber sido uno de los principales artífices del desarrollo de la D.O. Toro. La continua innovación dirigida a una producción de calidad, el respeto al terruño, y el profundo conocimiento de la variedad autóctona, la TINTA DE TORO, han sido pilares fundamentales de su filosofía enológica. Más de 300 hectáreas de viñedo propio permiten a esta bodega un control de producción integral y una óptima orientación de sus elaboraciones hacia la calidad y singularidad de sus vinos. La amplia gama de vinos con una marcada personalidad y con el carácter de la zona, ha sido clave para que esta bodega sea una de las más atractivas del panorama vitivinícola español. Sus tintos son estructurados, muy adecuados para la crianza en madera, y presentan una excelente evolución en el tiempo. Los blancos y rosados son afrutados, frescos y de gran intensidad aromática. Todos ellos componen un verdadero muestrario de singularidad y elegancia. Regresamos a Madrid. Llegada . Fin del viaje y de nuestros servicios. (hora prevista de llegada 20:00)
20160414_043_España_Soria_Catalañazor.jpgCALATAÑAZOR,
LA FUENTONA y
SAN ESTEBAN DE GORMAZ
(Abril 2016)
Ir a la página de la excursión

Jueves, 14 de Abril, a la hora de habitual, 08:30, afortunadamente con buen tiempo, teniendo en cuenta que este mes, como ya se dice “aguas mil” y era lo que venía sucediendo durante toda la semana, pero lo dicho, unas gotas al mediodía y nada más. Nos dirigimos esta vez a la Comunidad Autónoma de Castilla y León, para disfrutar de un día de historia, naturaleza y buena y abundante gastronomía.

Después de una pequeña parada en San Esteban de Gormaz, continuamos hacía Calatañazor, encantador pueblo con una gran muralla que lo circunda con dos entradas al mismo y donde hicimos un bonito recorrido, que daba la sensación de habernos trasladado a tiempos remotos, en plena Edad Media, visitando en primer lugar la iglesia de Nuestra Señora del Castillo, descrita magníficamente por Histoguías, en el folleto que nos dieron, como todo lo demás que formaba parte del recorrido a realizar durante toda la jornada, sólo añadir que pudimos visitarla gracias a que se desplazó para tal fin un sacerdote, que se ocupa de 30 pueblos. Dentro de esta iglesia, destacar, enmarcado en un retablo barroco, la impresionante imagen del Santo Cristo del Amparo, talla gótica, del siglo XVII, realizada en madera de sabina y de 1,90 de alto, por 1,70 de ancho, un rústico cepillo limosnero del siglo XV, tallado en madera y una pila bautismal del siglo XI.

Seguimos caminando hacia el castillo, admirando las típicas construcciones y sobre todo las originales chimeneas de forma cónica, cuyo vértice lo componen varias chapas metálicas que preservan la entrada de la nieve en invierno, a continuación entramos en una casa de 900 años, para ver la cocina con la lumbre encendida, el horno, donde se cocía el pan cada quince días, y una curiosa tabla de madera para lavar la ropa, donde se empleaba como blanqueador la ceniza de la lumbre. En la tienda pudimos adquirir ricas viandas de la zona, continuamos hacia la Plaza Mayor, donde existe un fósil de hojas y tallos de palmera con una antigüedad de entre 11 y 25 millones de años, y ya por fin llegamos al impresionante castillo, del siglo XV, del que actualmente quedan las paredes de la torre del homenaje y una parte de la muralla.

Por último reseñar que este pueblo fue declarado en 1962 Conjunto Histórico Artístico Nacional.

El paseo hacia la Fuentona ó nacimiento del Rio Abión, fue de lo más relajante, al caminar por la orilla de un rio, con aguas tan cristalinas y transparentes, en un entorno de gran belleza, que seguro que muchos de nosotros hacía bastante tiempo que no veíamos, llegando hasta la pequeña laguna, donde se veía emerger el agua de la forma más natural del mundo. El camino de vuelta de relajante no tuvo nada, por el retraso acumulado a lo largo de la mañana, de todas formas, aunque un poco tarde, disfrutamos de un magnífico almuerzo, en el restaurante del hotel Rivera del Duero, en San Esteban de Gormaz.

Y después de tan abundante comida, recorrido por San Esteban, ya con guía local, que nos iba relatando la historia y explicando los distintos lugares por los que íbamos pasando, deteniéndonos en la iglesia de Nuestra Señora del Rivero y la de San Miguel Arcángel, ambas románicas, con galerías porticadas, siendo la de San Miguel la primera donde se realizó este tipo de galería y que actualmente se encuentra en proceso de restauración, gracias a un dinero que según Don Fructuoso, simpático sacerdote, les había llegado recientemente.

Por último visitamos un antiguo lagar, propiedad del ayuntamiento, y que es utilizada como local donde se reúnen pandillas de amigos para pasar un rato de fiesta.

Para terminar, dar las gracias a Miguel Angel por su pericia al volante y su paciencia, ya que con el retraso acumulado durante el día y las pocas ganas que teníamos de volver, le hicimos esperar un poquillo.

Galerái fotográfica del viaje
ZARAGOZA (Marzo 2016)external image Basilica_del_Pilar-sunset.jpg
NOS VAMOS A LA MUY NOBLE, MUY LEAL, MUY HEROICA, MUY BENEFICA, SIEMPRE HEROICA E INMORTAL ZARAGOZA. Situada a orillas de los ríos Ebro, Huerva y Gállego y del Canal Imperial de Aragón, en el centro de un amplio valle, se encuentra esta histórica ciudad. Su privilegiada situación geográfica la convierte en un importante nudo logístico y de comunicaciones; se encuentra a unos 300 km de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Toulouse y es la quinta ciudad española más poblada con cerca de 700.000 habitantes y un rico patrimonio, debido a que es una ciudad bimilenaria por la que han pasado la práctica totalidad de las civilizaciones que han dominado la Península Ibérica y de las que quedan restos y monumentos, a pesar del destructivo efecto que tuvieron para el patrimonio arquitectónico los sitios que padeció durante la Guerra de la Independencia. ITINERARIO: 30.03.- MADRID – ZARAGOZA Presentación en la estación Puerta de Atocha a las 08:00 horas para tomar el AVE con salida a las 08:30 horas con destino a Zaragoza. Traslado en autocar al Hotel BOSTON, donde ya con los guías de acompañamiento realizar la visita al centro histórico, con interior de la Seo, La Basílica del Pilar y el Museo Goya. En primer lugar visita de la Catedral de la Seo, cuyo interior por su arte y por su historia les sorprenderá gratamente, incluyendo además la explicación de su interesante museo de tapices. Seguiremos con el paseo por el centro histórico con un recorrido por la Lonja, monumento a Goya, Ayuntamiento, Basílica del Pilar (explicación de su interior), Fuente de la Hispanidad, Iglesia de San Juan de los Panetes, Murallas romanas, Torreón de la Zuda, Mercado Central y paseo hasta el Museo Goya, para conocer la obra de nuestro pintor mundialmente conocido (explicación de sus obras más importantes y la colección de grabados). A continuación nos acercaremos a la CANTINA BORAGO, en pleno casco antiguo, calle Santa Cruz, 7, en El Tubo, zona emblemática del tapeo en Zaragoza, para disfrutar de un típico y estupendo almuerzo. Terminado el mismo tarde libre para disfrutar libremente de ésta bonita e interesante ciudad 31.03,- ZARAGOZA – MADRID Desayuno en el hotel, donde nos recogerán los guías para realizar una panorámica de la ciudad, visita del interior del Patio de la Infanta y del Palacio de la Aljafería. Comenzaremos con una bonita y completa panorámica en la que podremos conocer los rincones más interesantes de la ciudad: Plaza Paraiso, Fernando el Católico, Isabel la Católica y Parque José Antonio Labordeta. Aquí realizaremos una parada para subir al mirador del Batallador, desde donde veremos unas magníficas vistas del parque y de esta parte de la ciudad; continuación por el Canal, Iglesia de San Antonio, casas modernistas de Sagasta y parada en el Patio de la Infanta, que se puede considerar como una auténtica joya en piedra; seguiremos hacia el Palacio de la Aljafería, pasando por Puerta del Carmen, Plaza de Toros, Monumento de Agustina de Aragón. Tras la visita del interior del Palacio de la Aljafería, considerado como una “Alhambra” en pequeño formato, finalizaremos con un recorrido por la Zona Expo 2008, para descubrir los puentes y pabellones que han quedado en la ciudad. La visita tendrá una duración de 3 horas. Finalizada la misma, volveremos al Hotel Eurostars Boston, para realizar un magnífico almuerzo

Crónica de la excursión
BURGO DE OSMA (Febrero 2016)external image catedral%20burgo%20de%20osma.JPG
Crónica de la excursión

Galería Fotográfica del viaje
Burgo de Osma, situado en la confluencia de los ríos Ucero yAbión. La salida tendrá lugar a las 8:30 horas desde la calle Julio Camba (Plaza de las Ventas). Haremos una parada para tomar un café y continuar con las pilas cargadas hacia nuestro destino: Burgo de Osma, pero antes no hemos de pasar por alto la visita a la ermita mozárabe de San Baudelio de Berlanga, en la que descubriremos uno de los conjuntos pictóricos más reseñables de finales del Siglo XI. Es una visita excepcional a los interiores de San Baudelio de Berlanga, situada en las cercanías del Burgo, a tan sólo 25 minutos de autocar. Contiene en su interior, una de las más destacables muestras de pintura mural de toda la península, por ello no debemos pasar por alto esta oportunidad excepcional. Desde luego, una construcción insólita y única en toda la península. Una vez terminemos esta visita, retomaremos camino hacia El Burgo de Osma para adentrarnos en la historia y la cultura de esta milenaria ciudad, cuyo origen se remonta a los arévacos, pasaría a ser conocido como “Uxama” en época romana y visigoda. Con la conquista árabe, cambiarían el nombre de la población a “Waxsima”. Tras la Reconquista, veremos toda una etapa del “resurgir de Osma”, que pasa a convertirse en una destacada ciudad. Durante el recorrido guiado pararemos por los lugares más emblemáticos. Rico en cultura e historia, tendremos la posibilidad de conocer grandes tesoros arquitectónicos de muy diferentes épocas: las murallas medievales, la Catedral de Santa Ana, la antigua Universidad de Santa Catalina, la Plaza Mayor o El Hospital de San Agustín, hoy Oficina de Turismo. En torno a las 14:30 horas podremos deleitarnos con una opípara comida en plena Plaza Mayor de Burgo de Osma, en el Restaurante Capitol. Tras la comida y la sobremesa nos espera la Catedral como parada principal de la tarde. Un imponente edificio de estilo gótico que sustituyó a otro anterior románico. Comenzada su construcción en 1232, muestra también otros aportes estilísticos, concluyendo con el neoclásico (1784). Como otras muchas catedrales españolas del siglo XIII, fue dedicada a la Asunción de la Virgen.

external image Catedral_cuenca.jpg
CUENCA (Noviembre 2015)
Crónica de la excursión

Galería Fotográfica del viaje

Breve Introducción a la Historia de Cuenca: La historia de Cuenca se remonta al Paleolítico Superior, aunque no es hasta la conquista musulmana cuando se construye la fortaleza de Qk´nka, que dio origen a la ciudad actual. Ésta se contaba en origen entre las otras tantas de la cora de Santaver (Ercávica), pero fue ganando importancia paulatinamente. El rey cristiano Alfonso VIII la conquistó en 1177 y le otorgó el Fuero de Cuenca, uno de los más prestigiosos de la historia de Castilla. Su economía se centró en la industria textil, de gran renombre durante los siglos XV y XVI, lo que produjo una gran actividad constructiva. Sin embargo, la pañería se hundió en el siglo XVII, conllevando una drástica pérdida de población, que fue recuperándose a lo largo del siglo siguiente. En 1833 se convirtió en la capital de la nueva provincia de Cuenca, aunque las agitaciones del periodo hicieron que la ciudad se mantuviera en estado precario hasta bien entrado el siglo XX. En la actualidad, la economía se centra sobre todo en el turismo, potenciado desde que en 1996 su casco antiguo fuese declarado Patrimonio de la Humanidad.

external image acueducto-Segovia.jpg
SEGOVIA (Octubre 2015)
Situada a tan sólo 100 kilómetros de Madrid y con una historia que nos traslada más allá de los romanos, Segovia nos ofrece cantidad de oportunidades para deleitarnos con maravillosos ejercicios artísticos y culturales. Desde su origen celtíbero, que le otorga su nombre, hasta la actualidad, Segovia ha visto entre sus calles a romanos, visigodos y cristianos viejos que, junto con judíos y musulmanes, a lo largo de los años le han otorgado ese carácter solemne e imponente que le confiere un lugar destacado en cualquier guía de viajes o libro de historia que se precie. Con la evidente intención de conocerla pero con la ardua tarea de intentar componer la imagen más completa de esta maravillosa ciudad, hemos elegido pasar un día en Segovia donde visitaremos los lugares que nos ofrecen un recorrido casi completo por su historia. VISITAS: Sobre la ciudad se levanta impasible al devenir de las épocas el Alcázar de Segovia, antigua residencia real del que se conocen sus primeros datos en torno al año 1100. Considerado por la corona de Catilla una de las residencia favoritas los testimonios del paso de los grandes monarcas es evidente y con ellos el cambio estético y la tendencia artística del momento. Una mezcolanza de estilos y una riqueza histórica casi infinita que se ve fortalecida por ser la actual sede del Archivo General Militar de Segovia. Aunque fuera la última de las catedrales góticas que se construyeron en España, la Catedral de San María es considera como una de las más grandes obras maestras de la arquitectura, no sólo durante ese periodo, lo que la otorga el sobrenombre de “La Dama de las Catedrales”. Uno de los datos más curiosos es que se trata de la tercera catedral de la ciudad y que en ella podemos ser testigos de los restos que las diócesis fueron dejando a su paso. La iglesia de la Vera Cruz es, sin lugar a dudas, uno de esos lugares cargados de literatura y que más curiosidad generan pero que, habitualmente, se mantiene fuera de los recorridos turísticos por la ciudad. Este pequeño templo católico fue levantado, por atribución histórica, gracias a los Templarios aunque su historia se varía poco a poco tendiendo hacia la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén. Digna de mención y por supuesto merecedora de una visita en profundidad. Considerada monumento Histórico Artístico y situada en los arrabales del sur de la ciudad, la Iglesia de San Justo, fundada por el coadjutor de la Compañía de Jesús, nos ofrece un modelo ejemplar de notable y enriquecida iglesia románica. Sin hacer de menos el resto de la ciudad, los protagonistas en silencio serán el Acueducto y la Muralla de la ciudad. El primero, uno de los ejercicios de arquitectura civil romana (s. I - II) mejor conservados del mundo. Un imponente acueducto compuesto por más de 170 arcos que alcanzan en sus partes más elevadas los 29 metros de altura, con una longitud total de más de 15 km. La Muralla, por su parte, sirvió de modulo defensivo durante los años de reconquista y su construcción se benefició de cantidad de piedras procedentes de lápidas de las necrópolis romanas colindantes. San Antonio el Real será nuestra última parada. Un monasterio del que sus primeros datos se fechan en torno a la mitad del siglo XV y cuyo estilo arquitectónico varía entre el gótico pleno y las primeras tendencias renacentistas, debido a sus diferentes reformas con el paso del tiempo. Entre sus tesoros: el claustro y la capilla Mayor, toda ella policromada.

Crónica de la excursión
TORO Y TORDESILLAS (Mayo 2015)external image conjunto.jpg
TORO, UN LUGAR PARA CONOCER.- Situada al este de la provincia de Zamora, a solo 32 kilómetros y a 220km de Madrid, 62 kilómetros de Valladolid y 72 kilómetros de Salamanca. La imponente ciudad de Toro se levanta sobre una atalaya dominando el Duero, a 100 metros de altura. Su situación geográfica y el rico y extenso patrimonio artístico e histórico, hacen de Toro un lugar privilegiado. Cuenta con 9.750 habitantes; aunque pequeña, es grande por su historia, cultura, tradiciones y reconocidas fiestas. Toro es una ciudad ilustre, que tiene mucho que ofrecer a todos aquellos que vengan a visitarnos: Arte, historia, rica gastronomía, buen vino y unas gentes que siempre han demostrado hospitalidad y nobleza. Pasear sin prisa por calles y plazas, admirar desde el Mirador del “Espolón” la rica vega regada por el Duero, visitar iglesias palacios y monasterios o degustar un buen vino haciendo un alto en el camino, son un buen ejemplo de lo que Toro ofrece. Toro es una ciudad con un enorme patrimonio histórico artístico recogido en una pequeña extensión de terreno que hacen de la ciudad algo espectacular y mágica. Uno puede perderse durante horas por sus callejuelas y contemplar cada palmo de terreno, que aquí, está plagado de historia e historias de ilustres reyes, caballeros y conquistas y reconquistas. La visita de la ciudad de Toro está pensada como un rápido recorrido por sus baluartes arquitectónicos y artísticos más valiosos: Monasterio del Sancti Spiritus, actualmente habitado por Dominicas Contemplativas; la Colegiata de Santa María la Mayor, un tesoro del XVI que conserva parte de la policromía original en sus portadas de acceso; y la Iglesia de San salvador de los Caballeros una iglesia románico-mudéjar del siglo XIII. Después de conocer su historia y su patrimonio la visita se traslada al municipio de TORDESILLAS, lugar en el que el día 7 de junio de 1494, Castilla y Portugal firman un tratado que dividía el océano Atlántico por medio de una raya trazada de polo a polo, 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde, quedando el hemisferio oriental para la Corona de Portugal y el hemisferio occidental para la Corona de Castilla. De esta forma los Reyes Católicos y el rey Juan II de Portugal se ponen de acuerdo sobre qué conquistas podrán realizar ambos estados en relación con el mundo recién descubierto. Un pueblo rico en sucesos históricos, acontecimientos que cambiaron la configuración territorial universal y patrimonio artístico y cultural de incalculable valor. A la llegada a Tordesillas realizaremos la comida en el Restaurante Don Pancho, situado en la misma Plaza Mayor, una de las joyas arquitectónicas y urbanísticas del municipio. Un Menú sencillo y económico que hará las delicias de todos los asistentes, buscando la tradición y el buen servicio que nos ofrece dicho restaurante. El menú está pensado para disfrutar de platos tan típicos y sabrosos como la sopa castellana, las alubias o el solomillo, incluyendo pescados al horno y ensaladas. *El menú se elegirá en el momento en el restaurante entre varios platos que os daremos a conocer en unos días. TORDESILLAS, LUGAR PRIVILEGIADO.- Hablar de Tordesillas es hablar del Real Monasterio de Santa Clara: el rey Pedro I de Castilla construyó en Tordesillas un palacio mudéjar donde reflejó su gusto por la arquitectura y la decoración de residencias, como el Alcázar de Sevilla, y donde también se percibe la influencia del arte nazarí contemporáneo. Cumpliendo el testamento del rey, su hija, la infanta doña Beatriz, fundó en este palacio un convento de clarisas en 1363. El edificio conserva partes muy importantes de la residencia real mudéjar entre las que destacan su portada, el patio pequeño llamado “árabe” por su estilo (restaurado por Repullés en 1897), la Capilla Dorada y varios arcos con decoración de yesería, así como los baños situados en un pequeño edificio aparte. Tanto las galerías del patio principal del palacio convertido en claustro, como uno de sus lados, fueron, sin embargo, reedificados en el siglo XVIII. La iglesia gótica fue añadida a mediados del siglo XV y su capilla mayor se cubre con una gran armadura de madera mudéjar. Realizada a la vez que el templo, la Capilla de los Saldaña es también una obra gótica relevante. Obnubilados con la majestuosidad y belleza del Monasterio, el recorrido se extiende a las calles de la ciudad y a los lugares que hicieron Historia durante nuestro pasado: Las casas del Tratado, el puente, la muralla, la Plaza Mayor, la Iglesia Museo de San Antolín y el desaparecido Palacio Real, entre otras muchas cosas.

external image teresa_de_jesus.jpgLAS EDADES DEL HOMBRE EN AVILA Y ALBA DE TORMES, LA CIUDAD DE SANTA TERESA.
QUINTO CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE SANTA TERESA DE JESÚS
(Abril 2015)
Salida por la autovía de A Coruña con destino AVILA. Desde Abril se celebra una nueva edición de LAS EDADES DEL HOMBRE. Con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa, la Fundación Las Edades del Hombre desarrollará a lo largo de 2015 una serie de actividades cuyo eje principal y esencial será la magna exposición de arte sacro que tendrá lugar conjuntamente en Ávila y Alba de Tormes (Salamanca), dos localidades emblemáticas en la vida de la Santa. En 2015, de abril a noviembre, Ávila y Alba de Tormes acogerán la nueva edición de Las Edades del Hombre bajo el título ‘Teresa de Jesús: maestra de oración’. Exposición que nació al amparo de una solicitud realizada por la Comisión Nacional del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús a la Fundación Las Edades del Hombre. TERESA DE JESÚS En el año 2015 se cumplen 500 años de su nacimiento. Una celebración que servirá para actualizar el mensaje de la Santa y transmitir para siempre, su siempre, una frase con la que Santa Teresa definía su espiritualidad y su amor a Dios. Para siempre también será la programación multidisciplinar que se propone. Memorables serán todas las actividades que recuerden el nacimiento de esta española excepcional con un importante programa de actividades, entre las que ocupará un papel relevante una edición especial de Las Edades del Hombre dedicada precisamente a la Santa. Resulta difícil intentar abarcar la grandiosa figura de esta castellana universal, patrimonio de la humanidad: Santa Teresa de Jesús. En este año del V Centenario de su Nacimiento, cuando todo el mundo vuelve hacia ella su mirada. Las Edades del Hombre afronta uno de los retos más importantes de su dilatada experiencia: descubrir la riqueza de Teresa a través de un despliegue en numerosas sedes, por una parte, en la ciudad que la vio nacer, Ávila y, por otra, en la que entregó su inagotable vida al Señor, Alba de Tormes, podremos acercarnos a la genialidad que encierra su impresionante figura. Desde comprender a Teresa en el contexto cultural de su época hasta su entrada en la Orden del Carmelo, pasando por su experiencia como mujer de oración o como una de las escritoras más audaces, llegamos a sumergirnos en su apasionante mundo de la oración, clave de toda su vida. Así se comprende su inquietud y expansión fundadora, su amor a la humanidad y a la Iglesia. Su atractiva e impresionante biografía hará de Teresa, la Santa del Barroco, llenando los espacios de éxtasis y libros, de visiones y caminos. Asomarse a ‘Las Edades’ es dejarse llevar por los aires más sublimes de la creatividad humana, por las genialidades del mejor arte, todo ello de la mano de Teresa de Jesús. Realizaremos la visita a la exposición (entrada incluida). También visitaremos esta bella ciudad. La ciudad de la Santa conserva «milagrosamente» la muralla medieval de los tiempos de la repoblación en cuya construcción colaboraron reyes, clérigos, caballeros y los mejores canteros franceses y gallegos. Con más de 2500 metros, numerosos torreones (uno cada 25 metros) y puertas (como las del Alcázar o San Vicente), constituye el más bello y completo ejemplo de fortificación medieval conservado en Europa.. En su interior un conjunto monumental que ha obtenido el premio de «Patrimonio de la Humanidad». Entre sus iglesias, destaca la catedral, iniciada en el siglo XII, en la que destaca su cabecera de doble girola y la fachada de los apóstoles. En su interior brillan con luz propia el sepulcro de «el Tostado», de Vasco de la Zarza y el bellísimo retablo del altar mayor, con pinturas de Berruguete y Borgoña; así como el coro, púlpito y capillas.

Se puede ver una crónica de este viaje pulsando en este enlace.
external image castillo-de-consuegra.jpg

La ruta de los molinos de viento


TEMBLEQUE, CONSUEGRA, CAMPO DE CRIPTANA, EL TOBOSO
(Marzo 2015)
Gigantes blanqueados de negro caperuza, con cuatro potentes brazos que esperan el impulso del viento, siempre encumbrados en las crestas de los escasos riscos de la llanura manchega. Símbolos pacíficos de otros tiempos, son también figuras legendarias de evocación cervantina…Salimos por la autovía de Andalucía, nuestra primera parada será TEMBLEQUE, villa donada por Alfonso VIII a la orden de San Juán, posee una plaza cuadrada con doble planta de corredores declarada monumento nacional en 1973. Continuamos hacia CONSUEGRA, La Consaburum Romana. Sobre el Monte Calderico se asentaron en el siglo VI a.C., los primeros pueblos íberos, dada su importancia estratégica para la trashumancia. Consuegra alcanzó un gran desarrollo, siendo la principal ciudad de la Carpetania, un punto clave en los caminos hacia el norte y el sur. Por ella discurría la calzada romana llamada “Vía Laminium”. Los molinos de viento se encuentran alineados sobre el cerro Calderico, que constituye uno de los más bellos paisajes cervantinos, datan del siglo XVI y se conservan doce de los trece originales. Nuestro camino nos lleva al CAMPO DE CRIPTANA, donde realizaremos un magnífico almuerzo manchego. Por este lugar pasaron múltiples culturas, siendo tierra fronteriza hasta 1212 después de la batalla de las Navas de Tolosa, cuando los cristianos se asentaron definitivamente. Había 32 molinos, de los que restan 10, tres de ellos declarados monumento nacional: El Sardinero, Burleta e Infanto. Nuestra última parada antes de iniciar nuestro regreso a Madrid será EL TOBOSO. Villa fortificada por el gran maestre de la Orden de Santiago, mundialmente famosa por ser la villa de Dulcinea, que posee aquí casa-museo. Desde su creación y hasta la supresión de las Órdenes Militares en España (1931), la parroquia estuvo administrada por los Caballeros Santiaguistas, cuyo Prior obtuvo del Papa atribuciones episcopales. A lo largo de estos siglos, la Parroquia se vio enriquecida con el establecimiento de las Órdenes Religiosas de las Clarisas (1548), Agustinos Recoletos (1600) y Trinitarias Recoletas (1680) que aumentaron el caudal religioso y pastoral de esta villa. Tras la visita iniciamos nuestro camino de regreso a Madrid. Si el tiempo lo permite nos acercaremos al “BALCON DE LA MANCHA”, donde desde un farallón natural poblado de inmaculados molinos blancos se divisa un inmenso paisaje de pueblos y sierras limítrofes y ya desde allí iniciaremos el regreso a Madrid.

external image u3.jpgEL LEGADO DE UCLES. MONJES Y GUERREROS EN TIERRAS DE CUENCA
(Febrero 2015)
Salimos de Madrid buscando las tierras de Cuenca. En los castillos y murallas de los pueblos que rodean Uclés descubrimos las huellas de un pasado bélico ligado a la reconquista de Castilla por Alfonso VIII. El monarca castellano arrebató muchas de estas tierras a los musulmanes y las entregó a los caballeros de la Orden de Santiago. Uclés es un pequeño pueblo, de gran importancia histórica, tuvo un recinto amurallado y un enorme castillo, situado en lo alto de un cerro, del que aún son visibles la torre albarrana, un lienzo de muralla y dos torreones, además de una puerta de acceso al recinto fortificado, la Puerta del Agua. Pero el símbolo máximo de Uclés es la casa conventual de la Orden de Santiago, el Monasterio. Visitamos el Monasterio de Uclés, conocido con el apelativo del Escorial de la Mancha (la iglesia es obra de Francisco de Mora, discípulo de Juan de Herrera), situado en un lugar excepcional, ocupando la cima de una colina con vistas a la llanura que lo rodea y a los restos de las antiguas murallas. Muy cerca se encuentra el yacimiento de Segóbriga, ciudad romana construida en el siglo I a.C., aunque su esplendor le llegó en época del emperador Augusto. ¿Cómo es posible que aquella población contara con una anfiteatro para más de 5.000 espectadores, un teatro con más de 2.000 localidades y hasta un circo similar al de la carrera de cuadrigas de Ben-Hur?. Y además estaban las termas públicas, el foro, la basílica, los templos, un acueducto. Como se supone que comeremos y bien, como siempre, lo que den esas tierras, continuaremos el viaje hacia Alarcón, situado en un excepcional enclave, dominado por su castillo. Conserva varias iglesias y casas blasonadas. Alfonso VIII la conquistó en el año 1184 a los musulmanes y la entregó a la orden de Santiago. El recinto amurallado de Alarcón es uno de los sistemas defensivos mejor conservados de España. Alarcón es uno de esos lugares que uno no se explica por qué no es más conocido, ya que se trata de un pueblo que tiene una historia fantástica. Se encuentra bañado y protegido por el rio Júcar y tiene una de esas siluetas peculiares que son el sueño de cualquier fotógrafo. El castillo se conserva de forma espectacular y uno no puede dejar de pensar en batallas medievales, cuando se encuentra en todo lo alto.

Pulsar para ver una crónica del viaje

Viaje a Córdoba (Enero 2015)

Galería Fotográfica del viaje

Soria misteriosa y Almazán (Noviembre 2014)

Se puede ver una crónica de este viaje pulsando en este enlace.

Las Edades del Hombre en Aranda de Duero (Octubre 2014)

external image cartel-edades.jpg
Como es tradicional en estas exposiciones, Jubiceca propone un viaje para disfrutar con esta nueva edición de Las Edades del Hombre, que se celebra en Aranda de Duero. El título de la decimonovena edición es EUCHARISTIA. Un tema que será abordado desde diferentes perspectivas, centrándose en su faceta de comida festiva y sacrificio. Como ilustración del cartel, el pintor Eduardo Palacios nos deleita con un dibujo a lápiz que aborda de forma minuciosa el tema de la Eucaristía como comida festiva y también como sacrificio. Pan, platos, vino, agua, servilleta... nos hablan de la preparación de una comida, contexto en el que surge la Eucaristía, como una estructura convivencial, como de una comida festiva, teniendo como trasfondo la cena pascual judía (Pesaj), que se nos narra en el libro de Éxodo (Ex 12-43-51) y que en el cristianismo se convertirá en Banquete Pascual, como se narra en el capítulo 6 del evangelio de San Juan, siendo el cuerpo de Cristo la comida y la bebida el vino, su sangre. De manera sutil el artista también nos habla de sacrificio, de la muerte de Cristo como el Siervo de Yahvé (Isaías) de cuyo costado manó sangre y agua al ser traspasado por la lanza. Tímidamente, en el dibujo, una gota de vino recorre el cáliz hasta descansar en el mantel, como la sangre que naciendo en sus manos, corrió libremente a lo largo de los brazos de Cristo. El agua, con una presencia significativa en el dibujo, también nos habla del sacramento del Bautismo y de la necesidad de él para sentarse a la mesa. La tipografía utilizada “Trajan Pro”, se inspira en las inscripciones existentes en la base de la columna de Trajano en Roma. Se trata, por lo tanto, de una propuesta didáctica, estéticamente serena y bella, que aborda los aspectos más relevantes de la Eucaristía Cristiana y que anticipa lo que el visitante podrá encontrar en la exposición. SEDES.-Para esta ocasión se han acondicionando dos templos, Santa María y San Juan en Aranda de Duero (Burgos). En Santa María se dispondrán los tres primeros capítulos y en San Juan el cuarto y último capítulo del que consta el guión de EUCHARISTIA. El guión, organizado en cuatro capítulos, se basa en un recorrido por la historia de la Eucaristía: El PRIMER CAPÍTULO abarcará el trasfondo humano previo sustentado sobre realidades comunes a los seres humanos, se desarrollarán los elementos básicos de la Eucaristía como el pan, el vino y el banquete, pues no hay que olvidar que la Eucaristía surge en una cena festiva, una cena pascual. El SEGUNDO CAPÍTULO ilustra la Eucaristía desde la perspectiva del Antiguo Testamento, basándose en los relatos acontecidos a destacadas figuras como Abraham y su hospitalidad, Isaac y su sacrificio, y pasajes tan recurrentes como El Maná en el desierto o la alianza del Sinaí, entre otros. El TERCER CAPÍTULO trata el tema de la institución de la Eucaristía en el Nuevo Testamento, a través de tres etapas: los orígenes en Jesús, institución de la misma y la primera Iglesia. El CUARTO CAPÍTULO presenta las dimensiones esenciales: banquete, sacrificio, presencia real del cuerpo de Cristo, celebración, compromiso de caridad y concluye con una propuesta de dimensión cósmica de la Eucaristía.

Visita a Madrid y Toledo (Mayo 2014)

Galería Fotográfica del viaje

Viaje a las Tablas de Daimiel y Almagro (Abril 2014)

external image tablas-de-daimiel.jpg
Comenzamos nuestra visita a ocho kilómetros de la localidad de Daimiel, en el centro de interpretación habilitado al efecto para conocer el parque, de obligada visita, donde veremos un audiovisual y diversos paneles que nos explicarán tanto las rutas y los paseos existentes, como las especies de flora y fauna que vamos a ver, procurando llegar lo antes posible para observar las diferentes especies de aves. También podremos ver una reconstrucción de las antiguas casas de pescadores de los habitantes de Daimiel, que entre la masiega encontraban una buena forma de ganarse la vida. Es importante durante el recorrido no hacer nada de ruido y llevar unos buenos prismáticos para ver las especies mas huidizas. Por último decir que debido a la planicie del terreno y los cómodos accesos hacen de esta reserva la mas cómoda de España para visitar y además en los últimos años se ha puesto en marcha un interesantísimo recorrido guiado de unas dos horas de duración, en el que un experto nos ayudará a reconocer las principales especies desde los lugares mas apropiados, incluyendo telescopios terrestres de gran alcance que harán las delicias de personas de cualquier edad. Tras la visita del parque nos dirigiremos a la perla de la Mancha, ALMAGRO, a unos 24 kilómetros de buena carretera, para reponer fuerzas con los manjares propios de esas tierras, tras lo cual visitaremos esta localidad, que es la que mejor ha sabido conservar de una forma más auténtica el verdadero sabor de su pasado manchego, ya que solamente por el concienzudo trabajo de recuperación y mantenimiento de plazas, calles, casas, rejas e iglesias, merece la pena detenerse en cualquier de sus rincones, para llenar los sentidos de lo que debería ser una norma en el patrimonio cultural e histórico en otras partes. Además de pasear por la plaza, ver el teatro con su museo, es imprescindible conocer su barrio noble, pasear por sus calles adoquinadas y admirar sus excelentes trabajos de forja en rejas y puertas y sus casas señoriales que parecen sacadas directamente de alguna novela cervantina y también destacar dos buenos templos de bella factura barroca, como el de San Agustín, o la de la Madre de Dios, de estilo renacentista clasicista, e importante bóveda estrellada. Seguro que esta noble villa permanecerá para siempre en el recuerdo de sus mas agradables experiencias por el mundo. Tras la visita de la ciudad iniciaremos nuestro camino de regreso a Madrid.

Visita a La Vera y Yuste (Marzo 2014)
external image images?q=tbn:ANd9GcTLydKG2ZhVkJweWIG_tdFURnXl6DrkqNwsDWY-csdlFB15Ko3e5w
Galería Fotográfica del viaje
Salimos de Madrid hacia Madrigal de la Vera, que es el primer pueblo extremeño del valle, en el que no faltan típicos rincones y un elevado templo, y seguimos hacia Villanueva de la Vera, que posee un conjunto armonioso de arquitectura popular, en el que destacan dos recónditas plazas. Continuamos hacia Valverde de la Vera, cabecera de un antiguo señorío otorgado por privilegio real, calles umbrias e íntimas plazuelas no alteran el tranquilo deambular del agua. Almorzamos en Jarandilla (como siempre, productos típicos de la zona, que quitan el hambre a cualquiera). Esta villa está presidida por un hermosísimo castillo-palacio, residencia temporal del Emperador durante su espera para ser acomodado en Yuste. Cuacos de Yuste es otro de los singularísimos pueblos de la Vera que hay que callejear sin prisa. Oculto por el denso manto vegetal, emplazado en un bellísimo enclave natural se encuentra el Monasterio de Yuste, enclave arquitectónico que puso marco a los últimos días del emperador. En el año 1556 Carlos I de España y V de Alemania decide retirarse a algún convento para hacer en él vida monástica, eligiendo para ello el Monasterio de Yuste. La Casa-Palacio constaba de dos plantas con cuatro estancias cada una, alrededor de un patio interior. Las habitaciones del emperador estaban ubicadas junto al coro de la iglesia, de modo que le permitían asistir a los oficios religiosos desde su propio dormitorio, sentado en su litera, donde permanecía postrado debido a la grave afección de gota que le aquejaba. Durante la estancia del emperador en Yuste, numerosos personajes de la Corte pasaron por allí para visitarle, entre ellos su propio hijo, el monarca Felipe II. El 21 de septiembre de 1558, moría Carlos V en la que fue su última morada. Fue enterrado en la iglesia para, con posterioridad, ser trasladados sus restos al panteón real del monasterio de El Escorial (Madrid), por expreso deseo de su hijo Felipe II. En la guerra de la Independencia , las dependencias del convento fueron incendiadas y quedaron prácticamente destruidas. Los jerónimos fueron expulsados de Yuste y posteriormente, con la desamortización de Mendizábal, el Monasterio fue puesto en pública subasta, iniciándose una época de abandono y deterioro del edificio. En 1949, la Dirección General de Bellas Artes inició la reconstrucción del monasterio, procurando respetar al máximo el diseño y los proyectos originales.

Pulsar enlace para ver la Crónica del viaje

El mozárabe vallisoletano (Febrero 2014)

external image 25--26%2BJulio%2B2009%2B003.jpg
URUEÑA: La historia de esta villa nos traslada hasta los primeros asentamientos vacceos, fue romanizada a principios de nuestra era y cristianizada sobre el siglo X. Fue cabeza de Infantado de Valladolid en los siglos XII al XIV. En 1876, la villa sufrió un terrible incendio que destruyó medio pueblo. El Ayuntamiento quedó totalmente devastado y con él todos los archivos. Recientemente, en los últimos años del siglo XX y primeros del XXI, la villa ha dado un gran cambio en su aspecto, estructura y calidad de vida. Las calles están pavimentadas, las casas y algún palacio reconstruidos y el castillo que sirve como cementerio, está siendo restaurado y ajardinado en el año 2005. Cuenta además con una vida cultural muy interesante, gracias a los distintos museos que se han ido abriendo al amparo del más importante de todos que es el Museo Etnológico, regentado por su creador Joaquín Díaz y ubicado en una casa reconstruida del siglo XVI. Sus calles son de trazado medieval con algunas casas de piedra de sillería, reconstruidas y la mayoría de adobe. La casa conocida como de la Mayorazga (o simplemente la Casona) está recuperada y convertida en el museo etnográfico de Joaquín Díaz. Actualmente, Urueña, es la única Villa del Libro existente en España. Igualmente visitaremos el Poblado de la Santa Espina, con su monasterio; San Cebrián del Mazote, creado por los mozárabes en el siglo IX, donde se ubica el monasterio de Santa María de Castañeda y la iglesia de san Cipriano, y Wamba, nombrada así porque en esa localidad fue elegido Wamba rey godo, en el año 672. En la iglesia está enterrada doña Urraca de Portugal. La comida de efectuará en un restaurante de la zona.

Pulsar enlace para ver la Crónica del viaje

Excursión a Alcalá de Henares (Diciembre 2013)

Galería Fotográfica del viaje

Excursión a La Alberca (Noviembre 2013)

Matanza a la antigua usanza

Excursión a La Granja de San Ildefonso (Abril 2013)

Se puede ver una crónica de esta excursión pulsando en este enlace.

Viaje a las LAGUNAS DE RUIDERA (Febrero 2013)

Se puede ver una crónica de esta excursión pulsando en este enlace.

Galería Fotográfica del viaje
VISITA A LAS BODEGAS YLLERA EN RUEDA (Valladolid) (Enero 2013)
external image bodega-portada.jpg
En Valladolid hay distintos tipos de vino con denominación de origen. Entre las distintas denominaciones de origen está la de Rueda, elaborado con uva verdejo. En esta ocasión nos desplazaremos a la cuna de este vino para conocer en directo cómo se elabora este magnífico caldo y “probarlo” (DRAE: 4. tr. Gustar una pequeña porción de una comida o bebida.)
*BODEGA LABERINTO “EL HILO DE ARIADNA” En la localidad vallisoletana de Rueda, cuna del vino blanco castellano, el verdejo, destacan las singulares y laberínticas bodegas subterráneas del Grupo Yllera. En esta bodega se unen el vino, el arte, la mitología, la historia y la cultura, para dar paso a una visita de sensaciones y sentidos. En el interior de una impresionante cueva, a 20 metros de profundidad y durante algo más de un kilómetro, sus vinos descansan en varias salas que conforman un intrincado laberinto. El Grupo Yllera ha rescatado del abandono diferentes bodegas de esta zona, creando un original e interesante recorrido en el que poder descubrir la historia y el origen del vino. En su afán por ofrecer al visitante nuevas experiencias, ha querido relacionar sus vinos con diferentes episodios del mito del Minotauro. Desenrollando “el hilo de Ariadna”, conoceremos más de cerca las características y excelencias de los caldos del Grupo Yllera: vinos espumosos, blancos de Rueda, tintos jóvenes, crianza en barrica y en botella, reservas y la joya de la bodega: el Yllera Dominus.
Crónica de la visita El pasado día 16 de enero estuvimos visitando las bodegas que el Grupo Yllera tiene en Rueda. Nos atendieron magníficamente guiándonos a través de las distintas estancias de una bodega moderna, donde elaboran sus magníficos caldos, con unas instalaciones adecuadas a los tiempos que corren para cumplir con todos los requisitos legales del momento; grandes depósitos de acero inoxidable, pulcritud en todo el recorrido, etc. Pero lo más importante fue la atención exquisita de la empleada, que a poco de comenzar la visita se convirtió en una compañera más tratándonos con amabilidad y paciencia, respondiendo a todas nuestras preguntas, aunque fueran repetitivas, pues cada día que pasa estamos más sordos y preguntamos lo mismo tres veces. Nos invitó a unas copas de “Verdejo” acompañadas por unas tapas y partir de entonces éramos como motos, subíamos y bajábamos escaleras como quiceañeros y en tal disposición pasamos a recorrer un conjunto de bodegas antiguas, adquiridas a distintos propietarios del pueblo (algunas aun conservan el acceso a las correspondientes viviendas) que, comunicadas entre sí, guardan en silencio y obscuridad parte del patrimonio de nuestro anfitrión. Los empleados de la empresa, cuando iban a depositar o recoger parte de estos tesoros, dieron en llamar a este conjunto “El Laberinto”, por la cantidad de pasillos, puertas, almacenes… que unos se comunicaban y otros al llegar al final, no tenían salida. La leyenda de Ícaro y Dédalo Dédalo era un ateniense desterrado a Creta. Fue el constructor del laberinto, donde Minos hizo encerrar al terrible Minotauro, que era aplacado periódicamente con sacrificios humanos. Caído Dédalo en desgracia, fue encerrado, junto a su hijo Ícaro, en el mismo laberinto. Pero Dédalo construyó para sí y para su hijo unas alas con las que, salvando los muros de la extraña prisión, se remontaron sobre el Mediterráneo. Ícaro, desobedeciendo los consejos de su padre, voló tan cerca del sol que los rayos derritieron la cera de las alas, y cayó en el mar. Leyenda de Teseo Tras perder la ciudad de Atenas una guerra contra Minos, se le impuso como tributo el envío, cada nueve años, de siete doncellas y siete donceles, destinados a ser devorados por el Minotauro. Cuando debía cumplirse por tercera vez tan humillante obligación, el hermoso Teseo, con el consentimiento, aunque de mal grado, de su padre el rey Egeo, se hizo designar como uno de los siete jóvenes, con el propósito de dar muerte al Minotauro, acabar así con el periódico sacrificio y liberar a los atenienses de la tiranía de Minos. Ariadna, hija de Minos y de Pasífae, se enamoró de él y le enseñó el sencillo ardid de ir desenrollando un hilo a medida que avanzara por el laberinto para poder salir más tarde. Teseo mató al Minotauro, volvió siguiendo el hilo hasta Ariadna y huyó con ella de Creta. (tomado de (Wikipedia). Los propietarios de la bodega decidieron entonces aprovechar esta leyenda para denominarla “El Hilo de Ariadna” y así es como ahora se la conoce. Las distintas salas de almacenaje pasaron a tomar la denominación de cada uno de los personajes, recibiendo cada una de ellas el más apropiado para su contenido; desde los blancos más jóvenes hasta los tintos más añejos. Caminamos, subimos y bajamos rampas y escaleras y no dejábamos de asombrarnos ante tanta belleza sepultada bajo tierra. Este hermoso laberinto, escavado en la roca y protegido con arcos y bóvedas mudéjares, permite también un buen comedor y una cocina, espacios que, para no ir más lejos, decidimos utilizar. En buen momento. La comida fue abundante y sabrosa y de los vinos, ¡qué vamos a decir!, espumoso de entrada, blanco de verdejo y un buen tinto tempranillo. Antes de despedirnos, la guía con su sonrisa permanente, nos obsequió, a cada uno de nosotros, con una botella de tinto especial, para una ocasión especial. Los visitantes dieron las más efusivas gracias. Un breve recorrido por las calles de Rueda y el comienzo de la lluvia, o si había comenzado antes no nos habíamos enterado, nos hizo decidir el retorno, habiendo pasado una jornada distendida y en agradable compañía.

Yacimiento Arqueológico de Tiermes y Villa de Ayllón
external image plaza.jpg
En primer lugar realizaremos una visita guiada al yacimiento arqueológico celtibérico-romano de Tiermes que se encuentra ubicado en el término municipal de Montejo de Tiermes (Soria) y dadas las fechas y el lugar conviene ir protegidos para las inclemencias del tiempo que, aunque hasta ahora nos viene respetando, más vale prevenir. La original «Termes» fue una de las ciudades arévacas más importantes de la península. Junto con Numancia formó la principal resistencia contra los romanos en su conquista del interior de Hispania. Además de diversos hallazgos neolíticos y de un conjunto de grabados rupestres de amplia cronología que se encuentran en los abrigos rocosos de toda el área de Tiermes Caracena, los más antiguos testimonios arqueológicos de Tiermes corresponden a la Edad del Bronce, con los restos de un poblado hallado debajo del área de la necrópolis celtibérica de Carratiermes. Esta información permite incrementar la datación que sobre el yacimiento se disponía, ampliando el periodo total de ocupación continuada a más de 30 siglos, hasta el comienzo de la edad moderna (siglo XVI d.C.). Una característica peculiar de Tiermes, y lo más espectacular en la actualidad, es que es una ciudad que usó en alto grado la técnica rupestre en la actividad constructiva y el urbanismo, al excavar la roca para crear cimientos, bases de edificios o incluso estancias completas e infraestructuras. Esta técnica, que se conjetura si fue utilizada por los celtíberos, fue perfeccionada con la introducción de las técnicas de construcción romanas. En la ciudad existen numerosos restos de edificios con este tipo de arquitectura, tanto edificios privados (Casa de las Hornacinas, Casa del Acueducto...) como públicos (Graderío rupestre, Teatro,…) e infraestructuras (canales urbanos del acueducto, drenajes, vías,…). Recorrido 1. Puerta del Sol. Corredor y acceso de la ciudad por el suroeste 2. Graderío rupestre. Construcción pública dedicada a acoger actividades diversas, lúdicas, mercantiles y religiosas 3. Conjunto rupestre del Sur. Conjunto arquitectónico de viviendas privadas excavadas en la roca arenisca 4. Termas del Sur. Restos del gran edificio de las termas romanas. 5. Casa de las Hornacinas. Casa excavada en roca con cuatro nichos o alacenas excavadas en sus paredes. 6. Vivienda rupestre. 7. Casa del Acueducto. Dos grandes edificaciones cerca de uno de los ramales del acueducto y detrás de las viviendas rupestres. 8. Edificio colectivo de viviendas. Amplio espacio excavado en roca, contiguo a la Casa del Acueducto I, de unos 32 x 28 metros. …. Y así hasta treinta puntos interesantes que si alguno quiere consultar lo puede hacer en Wiquipedia que es de donde yo he sacado esta información. Como se nos habrá abierto el apetito, iremos a comer a Ayllón y después realizaremos una visita guiada de aproximadamente una hora recorriendo sus calles; se trata de un enclave donde se unen la naturaleza y el arte, destacando sus monumentos civiles, iglesias y palacios. Cuando el visitante atraviesa las puertas de Ayllón, el tiempo parece jugar una mala pasada, ya que de repente nos situamos en una Villa Medieval con las construcciones y estructuras típicas de este periodo. La Plaza Mayor de Ayllón, es una de las más bellas y sugestivas de España, con viejos soportales de madera, en cuyo fondo se halla la casa del Ayuntamiento, antiguo Palacio de los Marqueses de Villena, la antigua Iglesia Románica de San Miguel, con el fondo de la Martina y la Espadaña de la Iglesia de Santa María la Mayor. Algunos de los ejemplos más destacables son: El Palacio de los Contreras. Casa del Ayuntamiento. Palacio del Obispo del Vellosillo. Casa del Águila. La Casa de la Torre. Dentro de los edificios religiosos no pueden olvidarse las iglesias que se encuentran al pasear por Ayllón: Cementerio románico. Antiguo Hospital del Rey. Su portada es una de las piezas más interesantes del románico de Ayllón. Convento de las Madres Concepcionistas. Iglesia de Santa María La Mayor. Iglesia de San Martín, conocida como la Torre de la Martina. Desde este punto, se disfruta de la mejor panorámica de la Villa de Ayllón. Iglesia de San Miguel antigua sinagoga judía, posee una excelente espadaña, portada y ábside románico. La balconada anexa a la iglesia, se empleaba como mirador para las corridas toros cuando se desarrollaban en la plaza mayor.
Crónica de Alberto Martínez de Eguilaz: El pasado día 22 de Noviembre, un grupo de Jubiceca se desplazó por tierras castellanas hacía el yacimiento arqueológico de Tiermes para visitarlo y hacer lo mismo posteriormente con la villa de Ayllón. Como ya nos ha ocurrido en otros casos, nuestro guía fue de excepción, dado que ha sido el mismísimo Condestable del Reino de Castilla, don Álvaro de Luna, al que se debe el mayor esplendor de la villa de Ayllón, a lo que se dignó (haciendo un paréntesis en su muerte) para acompañarnos con su espíritu y explicarnos sus historias y los monumentos más relevantes de esta tierra. Por lo tanto, os dejo con él. “Buenos días tengan vuesas mercedes, permítanme que les refiera lo que, a mi modo de entender, son los conocimientos y las imágenes que V.E deben llevarse de estos lugares de España. TIERMES Llegan ustedes de Tiermes o Termes, como se la conocía antiguamente. Fue esta una de las doce ciudades propias de los Arebacos, juntamente con Numancia Clúnia, Oxama (Osma), Titia (Atienza) y las demás que formaban la verdadera confederación de los Arebaci o Arasci, pero fueran scitas o celtas sus fundadores. No cabe duda que fue una gran ciudad. Por su situación topográfica, disponía de unas defensas naturales proporcionadas por la roca, sus abundantes aguas, y un clima bastante benigno, pese a su altitud, que hacía el terreno de lo más propicio para establecer un centro de población de los más importantes en sus tiempos. Cabe destacar que estas ciudades Arebacas se distinguieron siempre por su adhesión a la causa de la independencia patria, siendo de las últimas sometidas al poder romano y dispuestas en toda ocasión a ayudar a los que enarbolaban esta bandera, ya fuera Viriato o un Sertorio, ya pelearan por igual causa sus convecinos los Pelendones o los Celtíberos. Esta fue la última ciudad Arebaca en caer en poder de los romanos, en el año 98 antes de Cristo, por el cónsul Tito Didio, que obligó a su habitantes a trasladarse al llano. Ustedes han visitado las ruinas romanas, ruinas que quedan del municipium que construyeron, después de derrotar a los susodichos pobladores arebacos. Con la caída de su imperio, la ciudad se fue despoblando de romanos, ocupando su lugar los visigodos, de los cuales solo quedan sus tumbas y la hermosa ermita que han visto al entrar. Espero les haya gustado el paseo contemplando la Puerta del Sol, los graderíos, las bodegas, y las termas. Que hayan entrado en la casa de las hornacinas y visitado sus viviendas, puertas y escaleras, las gradas del mercado, sus tiendas algunos de sus mosaicos y la Plaza del foro, los restos de sus murallas y calles, casi todo horadado en su piedra de arenisca roja. La ermita, a que me he referido anteriormente es románica, Santa María de Tiermes. Último vestigio de un monasterio que constituyó la última ocupación permanente de la zona, que quedaría desierto en el siglo XVI.
VILLA DE AYLLON Es hora de que repongan fuerzas, y ningún lugar mejor que esta Villa de Ayllon, donde el mesonero de LA TENADA DEL CHISPANO, les obsequiara con manjares de nuestra tierra. Les tiene preparados riquísimos pasteles de setas, jamones y quesos, amén de otras fruslerías, que continuaran, como no, con nuestro hornazo de cordero y solomillos de nuestras reses, todo acompañado de buenos caldos. Para terminar con tartas y frutas. Síganme y haremos la digestión de estos manjares, caminando a través de esta mi Villa. Vean ustedes estas murallas y pasemos por la puerta del Arco, es la única entrada que queda en pie de mi época, A la derecha admiren el Palacio de Contreras de estilo Isabelino, aquí estuve alojado como señor de estas tierras. Contemplen la Plaza Mayor porticada, con el Ayuntamiento, antiguo Palacio de los Marqueses de Villena. En el centro, la fuente, mandada construir para conmemorar el cuarto centenario del descubrimiento de América, y entremos en la Iglesia de San Miguel del siglo XII. Aquí están sepultados don Pedro Gutiérrez de César, secretario y tesorero de don Diego López Pacheco, Marques de Villena y de su esposa, María Álvarez de Vallejo Por encima de los tejados sobresale la espadaña de la Iglesia de Santa María la Mayor. Entremos en el Palacio del Obispo Velosillo para contemplar la biblioteca y el Museo de Arte Contemporáneo de Ayllón. Edificio del siglo XVI, mandado construir por el Obispo de Velosillo, Obispo y señor de Lugo. Ya habrán contemplado la CASA DEL AGUILA, casa señorial con piedra de sillería denominada así porque sobre su fachada descansa un escudo espectacular de forma de águila de San Juan. Cuando salgan no se olviden de contemplar el Puente Romano sobre el rio Aguisejo. Y ahora déjenme recordarles que por esta Villa pasaron Alfonso VI y Alfonso VII, Fernando III y IV, María de Molina y el Cid Campeador, santos como San Francisco de Asís, San Vicente Ferrer o Santa Teresa de Jesús. Por último indicarles que yo, don Álvaro de Luna, nací en Cañete (Cuenca) en 1390, fui hijo de un destacado servidor de Enrique III. El Rey Juan II de Castilla (1406-1454) me nombró su valido (principal figura del gobierno y de la Corte). Intenté frenar los despropósitos de la oligarquía que controlaba el poder real, lo cual me brindó la enemistad de los Infantes de Aragón y de la nobleza castellana. En 1420 fui nombrado Condestable. Las alianzas entre aragoneses y los grandes castellanos que temían mi poder, provocaron mi destierro de la Corte en 1427 y en 1440. Finalmente el rey Juan II, hombre de carácter débil, presionado por su mujer, Isabel de Portugal y por la alta nobleza, lograron mi detención. Creo que logré el mayor esplendor para esta Villa de Ayllón. Fui ejecutado el 22 de junio de 1453 en Valladolid.Espero haberles sido de utilidad, pero llegó la hora de volver a mi sepulcro. Gracias a todos y espero ayuden a desterrar de nuestra Patria la envidia y el odio entre españoles. Se marchó don Alvaro y nosotros también emprendemos el camino de regreso hacia nuestras casas en Madrid, siendo las 18 horas del 22 de noviembre del año 2012.

Monasterio de El Paular 18-04-2012

external image normal_monasterio-de-el-paular-rascafria-madrid.jpg
Galería Fotográfica del viaje
El Real Monasterio de Nuestra Señora de Santa María de El Paular , monumento declarado Histórico Artístico Nacional, es la joya arquitectónica del Valle Alto del Loyoza. Su majestuoso porte se levanta en un marco natural incomparable, a unos dos kilómetros del casco urbano de Rascafría, y sus orígenes se remontan a agosto de 1390, cuando comenzó a construirse la que fuera la cartuja pionera de Castilla (y sexta de las fundaciones cartujanas de España) por deseo de Enrique II quien, poco antes de morir, así lo expresó. Su hijo Juan I colocó la primera piedra y, a continuación, fueron varios los arquitectos que intervinieron en el proyecto –Juan Guas, Rodrigo Gil de Hontañón, Francisco Hurtado y Vicente Acero– hasta que se concluyeron las obras en 1442, bajo el reinado de Juan II. Durante los primeros cuatro siglos y medio, la cartuja alcanzó un importante esplendor económico y cultural y se convirtió en una de las más poderosas de toda Europa. Ejemplo de ello fue el hecho de que, en 1515, costeó la construcción de la cartuja de Granada. Además, de su molino de papel, el primero que existió en Castilla, salió el papel que se utilizó para imprimir la edición príncipe de la primera parte de El Quijote. Sin embargo, su época más gloriosa se vio frenada por la Ley de Desamortización en 1834. El Paular vivió años duros, pasó de unas manos a otras, tuvo diversos usos y perdió parte de su patrimonio artístico hasta que se produjo la definitiva adquisición estatal. Finalmente, se produjo la recuperación de El Paular para la vida monástica. En el año 1954, se instaló en él la pequeña comunidad benedictina que, en la actualidad, lo sigue ocupando. Sus más de 600 años de historia se mantienen en un estado envidiable y el monasterio conserva un importante legado artístico. La principal joya de El Paular es el retablo mayor de la iglesia –de una sola nave, planta y exterior isabelinos y un atrio de planta cuadrada cubierto por una bóveda gótica de crucería de terceletes–, una gran pieza de estilo gótico que data de finales del siglo XV. Está hecho en alabastro policromado y compuesto por 16 escenas. El conjunto destaca por su sencillez estructural y por su abundante decoración. De gran valor es también el Transparente, capilla barroca que acoge el Sagrario y luce una recargada decoración a base de mármoles, columnas salomónicas, pilastras prismáticas y numerosas estatuas. Está compuesto por dos estancias escalonadas detrás del ábside. Otros elementos interesantes del monasterio son el claustro original del siglo XV, el refectorio, la biblioteca y los patios, como el de la Cadena, espacio ajardinado que sirve de acceso al monasterio y puede considerarse uno de los atrios monacales más bellos de Europa. Tiene, desde 1625, un esbelto crucero de piedra sobre cuatro escalones que está constituido por una columna con capitel renacentista y a su lado hay una elegante y sencilla fuente de brocal redondo y seis surtidores. Al este del patio, está la puerta de entrada al patio del Ave María –que actualmente es el núcleo principal del hotel Sheraton Santa María de El Paular–. Y al norte se encuentra la capilla de los Reyes, construida en el siglo XIV sobre la primitiva ermita de Santa María. Es de planta cuadrada y está cubierta por una bóveda de crucería. Alberga un pequeño altar barroco con una imagen moderna de la Virgen de Montserrat. Además, desde julio de 2011, El Paular vuelve a acoger la serie de 52 pinturas barrocas del siglo XVII (realizadas entre 1626 y 1632) obra del artista toscano Vicente Carducho. Estas regresan al monasterio tras más de 150 años. Salieron de él con la desamortización de Mendizábal para recaer en el Convento de la Trinidad. Después, se dispersaron y llegaron a A Coruña, Burgos, Valladolid, Córdoba, Tortosa...

Monasterio de Santa María de la Vid (Burgos) 22-03-2012

external image monasterio-de-santa-maria-de-vid-burgo-espana_232776.jpg
Galería Fotográfica del viaje
Monasterio de Santa María de la Vid (Burgos) En el año 1152, Alfonso VII confirmaba al abad y sus sucesores la propiedad de la Iglesia de Santa María de Monte Sacro, poniendo como condición que la abadía se regiría por las reglas de San Agustín. Las obras debieron durar como seis o siete años por lo que en 1160 la comunidad de Monte Sacro debía estar instalada en el nuevo monasterio. Este monasterio se construye siguiendo las leyes del estilo románico, aunque un siglo más tarde, para adecuar el monasterio a las necesidades de la abadía, se renueva y amplía ya bajo las directrices del estilo gótico. En el siglo XVI, don Iñigo López de Mendoza consigue que el papa le conceda el nombramiento de abad comendatorio y convierte la abadía en su panteón familiar, levantando un nuevo claustro que sustituye al románico y se construye la iglesia actual. Durante los siglos XVII y XVIII se construyeron nuevos claustros, tres cuerpos de la Iglesia, el coro el refectorio y finalmente la Biblioteca. En la actualidad la antigua abadía, que continúa desarrollado una intensa labor cultural desde la Biblioteca, el Archivo y el Museo, se ha convertido en la sede del Noviciado Interprovincial de los Agustinos españoles y ha abierto sus puertas como centro de espiritualidad, no sólo al servicio de los religiosos, sino de todos aquellos que desean encontrarse con el Señor y con María, reina de la Vid, en el silencio, la paz y la convivencia con la Comunidad Agustiniana. La iglesia actual, del siglo XVI, conserva la bellísima imagen gótica de Sa nta María de la Vid enmarcada en un retablo renacentista y las rejas que la dividen. En el fondo está situado el coro con una sillería de nogal en dos pisos y 58 sitiales, destacando la silla del abad. El claustro, del siglo XVI, ocupa el lugar del anterior románico, aunque mantiene gran parte de su estructura primitiva conservando la fachada de la Sala Capitular (S. XII). La sacristía, del año 1625, es una estancia rectangular de amplias dimensiones, en la que contrasta la sobriedad de los muros con el tratamiento formal desplegado en las cubiertas. La biblioteca fue la última gran obra, está encima del refectorio pero por desgracia no es visitable. El refectorio, donde seguramente comeremos, se construyó a mediados del siglo XVIII, conserva el púlpito de piedra desde el que se realizaban las lecturas que acompañaban a las comidas y está presidido por un lienzo que representa la Santa Cena. El claustro interior mantiene muy bien conservada su arquitectura, tenía en origen los arcos abiertos pero fueron cerrados recreando, en piedra, las celosías que durante el tardogótico y el renacimiento cerraban las arquerías de los claustros. Acoge un cuidado jardín con un pozo central; su detenida contemplación permite apreciar la armonía entre naturaleza y arquitectura así como de una de las más bellas perspectivas de la iglesia. El conjunto exterior de la iglesia destaca por su sensación de firmeza y seguridad; el ábside, grueso y macizo, está decorado con sencillez y gracia. La espadaña es una de las obras fundamentales del barroco castellano. La parte inferior, presidida por una imagen de Santa María de la Vid, se desarrolla bajo un arco triunfal de medio punto; la parte superior está formada por tres cuerpos de altura decreciente apoyados en un zócalo en el que se sitúa un gran óculo para iluminar el coro a cuyos lados se labraron sendos escudos.
Crónica de la excursión: Como de costumbre, los aguerridos jubicecos que no se arredran ante las inclemencias del tiempo venidero, partimos de mañana en dirección a las tierras castellanas de El Cid. El tránsito por el puerto de Somosierra fue espectacular, la nieve de los días anteriores blanqueaba a retazos de tierra, los colores de pinos y terrenos de labor mostraban sus colores más vivos, en fin un regalo para la vista. Si bien es cierto que pudiéramos hacer el viaje de un tirón, decidimos, a instancias de Jesús Valliriain, parar en un bello restaurante donde la tienda de artículos propios de la zona y su hermosa bodega deleitaron a cuantos las visitaron, amén del cafecito y los bollos recientes. Llegamos con tiempo suficiente para la visita del monasterio, lo que nos permitió contemplar, en un hermoso día soleado, los exteriores de esta joya castellana. En la fachada principal se alza, majestuosa, la más bella espadaña de España y me atrevería a decir del mundo entero. Ya en el interior del monasterio, de cuya historia y valores hablamos en nuestro anterior Volando, de un modo ameno, un monje nos fue explicando las características más relevantes del claustro, la iglesia, del S XVI, en cuyo retablo se encuentra una imagen en piedra policromada de Nuestra Señora de la Vid (guapísima) a la que puede verse de frente y perfil, gracias a los espejos que la rodean, es de una arquitectura espectacular, su luminosidad natural es, digamos casi, perfecta. En el claustro pudimos contemplar parte románica, gótica, barroca y plateresca. Una gran mesa, de nogal, de una pieza, de más de un metro de ancha y cuatro de larga, ocupa el lugar central de la sacristía. El museo alberga valiosas piezas tanto de vestimenta –casullas, capas pluviales…- como de tallas filipinas en marfil, custodias de oro enriquecidas con joyas personales, en fin es no sólo museo sino tesoro. Una escalinata de grandes dimensiones, en piedra, conduce a los pisos superiores sustentándose los arcos de cada tramo en el arco anterior, partiendo del primero, casi plano –admirado y cuestionado por cuantos arquitectos lo contemplan-. Como en todos los monasterios, abadías, conventos, etc. que visitamos, en este también encontramos el refectorio, pero lo que le hace distinto a los anteriores es que no sólo entramos y lo vimos sino que también lo utilizamos. Unos muros austeros, un púlpito con un sencillo antepecho para la lectura y las mesas para el refrigerio. Una comida, presidida por el padre Prior y los monjes, a tenor con la estancia, nos dio fuerzas para continuar camino. La villa de Peñaranda nos deparó una sorpresa: la encargada de Turismo estaba de baja y no pudimos visitar el interior del Palacio de los condes de Miranda o Avellaneda ni la ex Colegiata de Santa Ana. Sí pudimos deleitarnos observando el gran Rollo, insignia de jurisdicción que se levanta en el centro de la plaza. Paseamos por sus calles observando la arquitectura popular y visitamos su bodega cooperativa donde nos aprovisionamos de sus caldos y regresamos a Madrid.

VISITA AL CASTILLO DE COCA (Segovia) 22-02-2012
external image castillo.jpg
Galería Fotográfica del viaje
CASTILLO DE COCA Y AREVALO. Crónica de Alberto Martínez de Eguílaz, Cronista Mayor
Tras un ligero despiste de nuestro conductor, salimos de Madrid a las 9 horas, rumbo a tierras de Segovia. Después de una breve parada, llegamos a nuestro primer destino la ciudad de Coca. La antigua Couca fue una fuerte urbe prerromana y romana, cuna de Teodosio el Grande, a partir de la repoblación medieval se convirtió en Cabeza de Comunidad de Vi lla y Tierra. El castillo de Coca, en donde entramos, es una fortificación del siglo XV y está considerada una de las mejores muestras del gótico-mudéjar español. Propiedad de la Casa de Alba, cedido al Ministerio de Agricultura hasta el año 2054. En la actualidad alberga a la Escuela de Capacitación Forestal. Este castillo es Monumento Histórico Nacional desde 1931 Su construcción, atribuida a los alarifes sevillanos, se realizo en el siglo XV. Su sistema defensivo consta de tres partes: el foso (uno de los más grandes y profundos) y dos recintos amurallados con torreones. Puente defensivo y una puerta rejada que nos lleva al patio de armas. El recinto interior es de planta cuadrada flanqueada por cuatro torres, siendo la de mayor tamaño la del homenaje. Esta gran torre, fue la que nuestra mesnada escaló (no sin gran esfuerzo) a través de su escalera de caracol que parte de la Capilla, lle gando a la sala de armas y, por fin, a lo alto de la misma, desde donde se divisan unas preciosas vistas de los territorios colindantes. La bajada la efectuamos por la torre de Pedro Mata. Proseguimos nuestra visita, visitando la iglesia parroquial de San ta María la Mayor. Construida en el siglo XVI y terminada en 1520 sobre una anterior románica. Se trata de un edificio tardo gótico con elementos renacentistas de planta de cruz latina y u na sola nave. Destacan en su interior los sepulcros de los Fonseca y las bóvedas interiores de crucería gótica estrellada. Paseando recorrimos las murallas medievales, algo maltrechas. Son de estilo mudéjar (siglos XII y XIII) hechas de calicanto y ladrillo, muros almenados y torres defensivas. Vimos desde lejos el recio campanario, que es lo único que se conserva de la antigua parroquia de San Nicolás, que se situaba próxima al rio Voltoya. Ejemplar único declarado Monumento Nacional Pa samos los verracos celtibéricos, que nos recuerdan la larga historia de Coca como población prerromana. Es hora de reponer fuerzas, y sin dilación nos dirigimos hacia Arévalo, donde nos tienen preparada la comida.
ARÉVALO (Avila)
En la calle Figones, 4 de Arévalo, dentro de un palacete colonial decorado con exquisitas obras de arte, nos atendía su mesonero que regenta uno de los mejores asadores de la provincia. Premio Nacional de Gastronomía 2010, que ha sido felicitado por los mejores cocineros de España y recomendado por la Asociación de Hosteleros de Europa. El cochinillo y el impresionante bacalao al ajoarriero, hicieron la delicia de nuestra gente, que recobró las fuerzas, para seguir a continuación nuestro recorrido por esta ciudad. Arévalo pertenece a la provincia de Ávila, comarca de La Moraña, y esta bañada por los ríos Adaja y Arenalillo, afluentes del Duero. Se denomina Moraña debido a la abundancia de moros cuando las fronteras cristiana y musulmana estaban en el río Duero y estas tierras eran las situadas más allá del Duero (extremo-Duero) extra tierra castellanas o extremadura castellana. A parir de 1090 llegan a ella repobladores del norte peninsular. Durante el siglo XII fue frontera de los reinos de Castilla y León, lo que la hizo crecer rápidamente. Fue la segunda judería en importancia del reino castellano. La frecuente visita de Enrique I V y la celebración de Cortes en esta ciudad, junto a que aquí pasó su juventud la reina Isabel la Católica, dan cuenta de la importan-cia que tuvo. Así mismo el hermano de Isabel, Alfonso, estableció su Corte en Arévalo. El día 2 de julio de 1494 los Reyes Católicos ratificaron en Arévalo el Tratado de Tordesillas, que había sido firmado por procuradores en la localidad de Tordesillas. En el siglo XVI I gnacio de Loyola pasó su adolescencia en Arévalo. Es esta una de las ciudades con mayor cantidad de monumentos mudéjares. Por ello está declarado monumento histórico-artístico. Visitamos su castillo, del siglo XV, muy reformado en el siglo XVI. Sus iglesias: de Santa María la Real, San Miguel y San Mart ín, (o de las torres gemelas). Pasamos por la puerta de su muralla del Arco de Alcocer que fue cárcel, y la Casa de los Sexmos. Mención aparte merecen sus plazas, especialmente la Plaza de la Villa, una joya, típicamente castellana y como tal, porticada. La de El Arrabal, centro comercial de la ciudad y las de El Real y San Pedro. Paseando por sus calles se pierde la noción del tiempo. No obstante, llegó la hora de la vuelta y así lo hicimos, no sin agradecer su dedicación y atenciones a nuestro adelantado Daniel Gallego, llegando a Madrid en fecha y hora previstas.
Coca está situada en la provincia de Segovia, 50 kilómetros al noroeste de la capital; desde Madrid, a 135 kilómetros; desde la capital de Castilla y León, Valladolid, a 60 kilómetros. Enclavada en la comarca natural de Tierra de Pinares, el municipio tiene una población de 2.112 habitantes (INE 2010). Lo más sobresaliente de esta población y objeto de nuestra visita es su castillo. El monumento se levantó en el extremo suroeste de la población, engarzado a la vieja muralla medieval construida tres siglos antes, se aprovechó una parte de la misma; así pues, los paramentos sur y oeste del castillo son realmente de la propia muralla, aunque cubiertos o forrados de ladrillo. Una gran parte del recinto se hallaba intramuros junto con la villa, y otra mucho más pequeña correspondiente a la barrera sur y oeste, extramuros. En esta ubicación debió de existir otra edificación quizás asociada a la propia muralla, aunque, es un extremo que está aún sin confirmar.De haber se construido en el interior del recinto murado, carecería de foso y barrera, ya que la muralla que rodeaba la villa sería la única defensa para todo el conjunto. El castillo de Coca es considerado como una de las más hermosas muestras del arte gótico-mudéjar español. Su construcción asombra y enamora a quienes lo ven por primera vez, pues expresa en cada una de sus formas realizadas con el ladrillo, un conjunto arquitectónico original e imaginativo como pocos. Destaca la belleza singular de sus salas, en las cuales se ven representados hermosos motivos geométricos mudéjares realizados con estucos y pinturas, aportándonos así mismo un legado único e irrepetible. Otra particularidad radica en no haber sido construido sobre un cerro como suele suceder con fortalezas de este tipo, su sistema defensivo aprovecha los escarpes del terreno, el cual sirve de asiento a este castillo, que se alza sobre un ancho y profundo foso. Es importante destacar, aunque no puede ser visitado, su sistema de “radar” para detectar y evitar posibles intrusiones no percibidas visualmente. Los constructores de la fortaleza, que eran mudéjares, grandes y hábiles conocedores de la ingeniería del agua, utilizaron de forma inteligente la que allí mana para crear un sofisticado sistema defensivo aprovechando las características físicas que ofrece el líquido elemento. El funcionamiento de este curioso fenómeno, no es otro que la transmisión de una perturbación (producida al excavar, golpear o minar el muro) con la ayuda de un medio conductor (agua), las vibraciones se propagan hasta otro punto situado en un lugar distante. En la torre de la esquina, se construyó un espolón de forma redondeada y aguda. La parte más saliente de este espolón cubre un pequeño pozo. La singularidad de este pozo es el inusual nivel superior de su agua, alimentado continuamente desde un canal subterráneo, que viene desde otro depósito alojado en el interior de la contraescarpa, alimentado a su vez de tres conducciones, las cuales captan los freáticos de un antiguo cauce. Aquí va la verdadera razón de su construcción: Esta posición avanzada sirve para detectar mejor las posibles minas asaltantes, que pueden ser colocadas al otro lado del muro que cierra el perímetro del foso. El agua tiene un nivel artificialmente elevado, por lo que la detección es posible mediante las ondas provocadas por las vibraciones de la excavación de la mina. Si se descubriesen otras conducciones comunicadas con el pozo que surcasen el foso, la rotura por las minas atacantes provocaría un efecto contramina instantáneo, inundándose con el agua contenida de dichas conducciones. Podríamos asegurar que se trata del sistema anti-minas más avanzado del mundo en su época, lo cual le haría mucho más singular e importante. Después de visitar el castillo nos dirigiremos a Arévalo donde nos espera un pequeño refrigerio para retomar fuerzas y posteriormente disfrutar de una visita guiada a los edificios más emblemáticos de la ciudad.

VISITA A ALMAGRO (Ciudad Real) 18 de Enero de 2012
external image 06578-ESP-Ciudad_Real-Almagro.jpg
Crónica de la visita (por Alberto Mtnez-Eguílaz) pulsar aquí.
Galería Fotográfica del viaje

Almagro es una de las grandes joyas de España, con un sorprendente patrimonio, una ciudad que progresó bajo el dominio de la Orden de Calatrava y que luego recibió los favores de la historia en el siglo XVI de la mano de los banqueros alemanes y flamencos. Pasear por las calles de Almagro constituye una invitación a sumergirnos en su pasado, en la leyenda de monjes guerreros y caballeros, en la grandiosidad de sus iglesias y conventos, o en la perfecta traza de su inalterado Barrio Noble; pero también en la realidad de una población que ha desempeñado un papel primordial como claro referente cultural en La Mancha, especialmente desde la perspectiva teatral, merced a su Festival Internacional de Teatro Clásico. La casa típica de la localidad de Almagro está construida en piedra y tierra. Los muros se levantan apisonando la tierra dentro de una especie de molde, que luego se blanquean con cal, y sus tejados, a una o dos aguas, con unos simples armazones de madera para formar las bovedillas. Estas casas se distribuyen entre trazados urbanos irregulares y las tipologías de vivienda popular, con predominio de la casa-patio, configuran un conjunto urbano donde lo monumental se conjuga con lo residencial en un dialogo que crea rincones y espacios de singular belleza. La Plaza Mayor de Almagro es de planta rectangular, irregular, formada por dos flancos con soportales de columnas de orden toscano en piedra bajo dos galerías corridas, en origen de carácter público y abiertas al exterior, y actualmente cerradas por un acristalamiento de estilo centroeuropeo que la hace única en España. Estas galerías servían de tribunas para actos públicos, festivos y religiosos, como las famosas corridas de toros que se realizaron hasta 1785, en que fueron prohibidas por Carlos III. A ellas se accedía por dos escaleras situadas en la Calle del Toril y en el Callejón del Villar, y por algunas pequeñas puertas de los soportales. Los soportales se sustentan con 81 columnas de piedra con clásicas zapatas de madera, muchas de ellas con capiteles sobrealzados por cuñas de madera para paliar los desniveles del arquitrabe respecto al suelo. En uno de los flancos de la Plaza Mayor se encuentra el famoso Corral de Comedias, único en su género en todo el mundo, declarado Monumento en 1955. Cerrando la plaza, el Ayuntamiento y un pequeño jardín dedicado al conquistador Diego de Almagro.

ERMITA DE SAN BARTOLOMÉ(Cañón del río
external image 300px-Ermita_de_San_Bartolom%C3%A9_en_Ucero.JPGLobos)
Crónica de Daniel Gallego Martín
El día 24, que era jueves, partimos de mañana en dirección a Soria; tras pasar el puerto de Somosierra hicimos una breve parada y continuamos camino hasta llegar a Ucero. Nos adentramos en un profundo cañón, excavado por el agua en roca caliza, que comenzó a mostrarnos parte de su belleza. Desde el autocar avistamos, en lo alto de unas rocas, al primer habitante del mismo, un hermoso buitre leonado; esto nos dio ánimos y alegría para continuar avanzando y lanzarnos a tierra en cuanto hubo parado nuestro medio de transporte. Estábamos en el Parque Natural. El día era fresco y soleado e invitaba al paseo por lo que continuamos nuestra aventura caminando por entre abruptas paredes contemplando grandes oquedades en sus acantilados, decorados con una paleta de colores destacando los ocres, grises, verdes, blancos y negros. Llegamos hasta la ermita de San Salvador, edificada, frente a una gran gruta, por los templarios, monjes-guerreros, la Orden Militar más importante durante el Medievo. Está enclavada en el centro de una gran hoz que describe el río y rodeada por grandes paredones. La belleza del lugar es indescriptible para mí. La ermita de San Salvador no ofrece a primera vista grandes maravillas, no obstante cuando te acercas y observas con detalle aparecen unos canecillos perfectamente labrados que hacen referencia a múltiples alegorías desconocidas para los no iniciados. El edificio marca una etapa de transición entre el románico y el gótico, es casi contemporáneo del de San Polo, en Soria, también de origen templario. Se plantea sobre un esquema románico, pero se resuelve ya con elementos tomados ya del protogótico. Se construyó allá por el siglo XIII, cuando el Temple alcanzaba su mayor extensión y consolidación por todo el mundo. El camino continúa para aquellos que se sienten todavía con fuerzas, los que no, se quedan curioseando en los alrededores, pues hay rincones de una gran belleza. La comida se realiza en un lugar conocido por algunos y después de la misma, bien ponderado por todos, el restaurante del Hotel Virrey. Dando un corto paseo por la calle principal asistimos a una muy completa descripción de la catedral de El Burgo de Osma (Soria, España) que es un edificio de estilo gótico que sustituyó a otro anterior románico. Comenzada su construcción en 1232, muestra también otros aportes estilísticos, concluyendo con el neoclásico (1784). De la catedral románica hay poco que comentar ya que tuvo poca vida, decir que sólo quedan unos restos en el claustro y en la sala capitular. La más importante y valiosa de las reliquias románicas que todavía se conservan es la formada por el conjunto de dos dobles arcos que comunican visualmente la sala capitular con el claustro y proporcionan iluminación a aquélla. La Sala Capitular actual es un espacio rectangular de dos naves separadas por una fila de columnas. Es el resultado de las transformaciones sufridas por la románica a mitad del siglo XVI. Afortunadamente, para sujetar las nuevas bóvedas de crucería se dispusieron de cuatro columnas monolíticas con capiteles del claustro desechado. Tres de ellos son vegetales y el restante muestra en sus caras el episodio de la Matanza de los Inocentes. El artista iluminador -un tal Martino- es clasicista, de una estética occidental y contemporánea. Posee relación con los beatos del Escorial y con el de San Millán. El color es fulgurante, con fondos intensos, rojos, amarillos o verdes. Sin duda, la ilustración que ha hecho famoso a este Beato de Burgo de Osma es el mapamundi. Cuando salimos de la catedral ya era de noche y pudimos contemplar su iluminación exterior y con esta guinda dimos por concluida nuestra visita a estos bellos parajes.
Descripción de la excursión
Equidistante del Cabo de Creus en Gerona y del de Finisterre en La Coruña se encuentra edificada en el Cañon del río Lobos una ermita consagrada a San Bartolomé. No es casualidad el lugar de su ubicación, sino previamente calculado con precisión, así como el lugar exacto de otras varias ermitas de la zona que unidas por unas líneas rectas imaginarias configuran la constelación Sagita que señala el Camino de Santiago. Es el centro de la zona norte de la península Ibérica, podríamos decir el corazón de la misma. Para llegar a la ermita deberemos caminar por una senda llana durante un kilómetro, cosa fácil para nuestros jubicecos. Así nos relata Ángel Almazán en su libro «Por tierras de Soria, La Rioja y Guadalajara», el enclave y la ermita: «En un meandro del río Lobos, protegida por cantiles enormes, con el buitre leonado como vigilante eterno desde la época celtíbera, con una enorme cueva donde oficiar los Misterios de la Magna Mater, y asentando sus cimientos en la firme roca, se encuentra uno de los Centros del Mundo más misteriosos de Europa: la ermita de San Bartolo, antiguo templo del monasterio templario de San Juan de Otero. Todo él es de sillería, para que las energías sutiles no se dispersen y puedan concentrarse y favorecer a todo Peregino del alba que busque la Gnosis… La fecha de construcción parece ser del primer tercio del siglo XII y algunas marcas de cantería delatan manos aquitanas en la labra de los sillares. El magnífico crismón del ábside nos está indicando igualmente que la iglesia fue construida por una cofradía de los Hijos del Maestro Jacques que perdura hoy en Francia con el nombre de compañeros Pasantes del Deber, y por tanto el templo que estamos contemplando formaba parte de los Mil Caminos de Santiago con una particularidad esencial: era además un Centro del Mundo con todo el telurismo y el simbolismo necesario para que el Espíritu atravesara el cuerpo y el alma de los Adeptos.» Caminando río abajo vigilado por los riscos llegamos a «San Bartolo» la ermita que el Temple hizo, por el año mil doscientos según se lee en los libros. Los Templarios la llamaron «San Juan de Otero» al principio y hoy, San Bartolomé por todos es conocido. Autor: Pausilipo Oteo Gómez Después de comer visitaremos la catedral de Burgo de Osma. La catedral auspició la creación de su plaza (espacio urbano con rincones de un interés extraordinario, donde se pueden apreciar los característicos soportales) y del entramado medieval, de calles irregulares y de crecimiento espontáneo. La catedral románica, que comenzó a construirse en tiempos de San Pedro de Osma, se mantuvo poco tiempo en pie, pues fue demolida para construir la gótica actual. Las obras comenzaron en 1232. De época renacentista, cabe destacar la entrada de la capilla de San Pedro, con monumental escalinata, la capilla de Santiago y alguna portada del claustro. Del barroco hay que destacar la monumental torre, obra de José de la Calle y remate de Juan de Sagarmínaga, que señorea el perfil urbano y es el símbolo más significativo de El Burgo de Osma. Barrocas son algunas capillas, así como la mayor parte de los retablos. La más importante ampliación llevada a cabo en la Catedral se realizó en el siglo XVIII: sacristía mayor, capilla de Palafox, girola y otras dependencias construidas en época de Carlos III, con el objetivo principal de dotar al templo de unos espacios dignos con motivo de la prevista beatificación de Juan de Palafox. Las trazas fueron de Juan de Villanueva. Sabatini intervino en la conclusión de la capilla palafoxiana.

HUETE 19 de octubre de 2011
huete2011.jpg
Después de nuestro paréntesis veraniego, reanudamos nuestras actividades culturo-gastronómicas visitando este bello enclave de la provincia de Cuenca. De la mano de un guía iremos descubriendo Huete, con su castillo y murallas, que constituía el centro de un sistema fortificado extendido entre las defensas de la izquierda del Tajo hasta la serranía y Mancha conquense. En Huete contemplaremos un conjunto histórico artístico de gran importancia entre calles de sillar y asfalto, presente y pasado. Callejeando encontraremos gran número de palacios como el de Amoraga y Espinosa o el de los Parada, junto con casonas señoriales como la de Los Montalvo, la de los Linajes, la de los Maderos de Arriba, el edificio del Pósito o la Torre del Reloj y Arco de Almazán del antiguo Ayuntamiento. A nuestro paso iremos descubriendo, dispersos por toda la localidad, lienzos de muralla que de manera intermitente forman parte de las construcciones actuales, y a veces aisladas conforman una entidad propia. Son estos vestigios el complemento perfecto de lo que fue la alcazaba árabe del llamado Castillo de Luna, situado sobre el cerro que domina el pueblo. Y por si esto fuera poco, Huete alberga cuatro interesantes museos como los de Arte Contemporáneo de Florencio de la Fuente, el Etnográfico, el de Arte Sacro y el de la Fragua, que muestra las características principales de la arquitectura alcarreña. La cocina manchega ha sido, desde tiempos inmemorables, una expresión de los sentimientos y las tradiciones de nuestro pueblo, que posee una riqueza gastronómica propia, surgida a partir de la conjugación de los recursos que han conservado nuestros campos y montes. La cocina manchega -universalizada y legitimada por Cervantes en El Quijote- es abundante y sabrosa, variada como su geografía y, sobre todo, contundente, pues su origen es eminentemente pastoril, basada en productos de la tierra. Aunque sobria, la cocina manchega no está exenta de originalidad y se traduce en multitud de peculiares y típicos platos. El elemento diferenciador del amplio repertorio de recetas de Castilla-La Mancha es la condimentación que se les aplica, junto al vino selecto que les acompaña, escogido de las importantes Bodegas Castellanas.
VIAJE A HUETE (a través del túnel del tiempo)
Alberto Eguílaz, cronista mayor
El pasado día 19 de Octubre partimos de Madrid un grupo de Confederados, para visitar la Ciudad Monumental de HUETE. No se puede dejar de reseñar lo ocurrido al llegar a las cercanías de nuestro destino. No sé porqué confluencias astrales o fuerzas cósmicas que desconocemos, nuestro autocar se vio inmerso, arrastrado, en un túnel del tiempo que nos transportó hasta lejanas épocas de la Edad Media, de forma que asistiéramos como espectadores de primera fila a parte de la historia de esta localidad conquense. De forma inaudita, nos encontramos en WABDA (actual Huete), habitada por musulmanes de las tribus bereberes, fortificada por una espléndida muralla en su lado meridional. Centro de comercio e intercambio de toda la cora de Shant Bariya, se denota una gran actividad mercantil en sus calles. La familia Banu Di-l-Nun, que domina este territorio, conquista y controla toda la región, estableciendo la Taifa de Toledo, y debiendo obediencia al Califato de Córdoba, donde reina el emir Abd al-Rahman III. Triste vemos llegar Al-Qadir, último rey toledano, que ha sido derrotado por el rey castellano Alfonso VI, camino de su ultimo retiro en Valencia, donde muere. Vemos cómo las huestes castellanas, después de la toma de Toledo, se adueñan de estos territorios (1085), donde el rey las deja en manos de Iván Fáñez (estamos en 1091). Ahora vislumbramos cómo bajan cantidad de gentes de la meseta norte, repoblándose de leoneses, cántabros, astures, vascones, etc. Huete queda durante el siglo XII, en la Marca, que es la frontera del reino castellano por su parte más oriental, quedando a la vanguardia frente al poder Andalusí, dominado por los africanos. ¡Atención! , es julio de 1172 , un gran ejercito almohade, mandado por Yusuf I, se ha dirigido contra Huete. La han puesto cerco. Llueven las flechas y los dardos, en uno y otro sentido, los arietes arremeten contra las puertas de la ciudad, las catapultas estrellan sus proyectiles de piedra contra la muralla. Los castellanos se han refugiado dentro del recinto amurallado, con sus ganados y pertenencias, pero están escasos de agua, hace una gran calor y dudan de poder resistir el asedio por mucho tiempo. Los moros son más de 6.000, han acampado en el llamado cerro de las Tiendas. Una y otra vez intentan el asalto. En el último han logrado introducirse dentro del recinto, traspasando la Puerta de Medina, arrasando los arrabales. Menos mal que vemos que a los castellanos les ha dado tiempo a retirarse y refugiarse dentro del castillo, donde vuelven a hacerse fuertes, aunque están extenuados. La verdad es que tras este asalto a los musulmanes tampoco les quedan muchas fuerzas, escasea el forraje y la comida. Dentro del castillo de Luna, los cristianos (yo creo que no suman más de 1.000) elevan sus preces al cielo para que les ayude, rezan a las imágenes de las santas Justa y Rufina. El 19 de Julio, y tras fracasar el último asalto del califa, el milagro se produce. Se desata una gran tormenta, que llena los secos aljibes de la fortaleza. Los cristianos se recuperan de su agonía y esperan las cercanas fuerzas que acuden en su ayuda, comandadas, según vemos, por el propio Alfonso VII. El 22 de julio, el ejército musulmán levanta el campo y se retira, dirigiéndose hacia Cuenca. La alegría es inmensa, todo Huete la celebra y acude a recibir a su rey. El rey Alfonso, informado del milagro, proclama patronas de la ciudad a Santa Justa y Santa Rufina, patronazgo que perdurará a lo largo del tiempo. Para celebrar la victoria, el Rey ofrece un gran banquete a todos los supervivientes, y además envía un adelantado hacía nosotros, llamado Daniel Gallego, que nos invita a sumarnos a la pitanza. Esta se celebra en una venta a orillas del rio Borbotones, donde pudimos degustar el cordero asado, original de estas tierras, así como los zarajos y algunas merluzas traídas especialmente para esta celebración, entre otras delicias . No faltó el buen vino y, sobre todo, la alegría de todos los participantes. Posteriormente se celebra la victoria en la iglesia de Santa María de Atienza, (edificada sobre una mezquita), de estilo protogótico, de la cual hoy en día queda su precioso ábside y unas bonitas vistas de la villa. El tiempo pasa rápidamente delante de nosotros, las disputas de los Castro y los Lara, la otorgación de fuero y escudo por Alfonso XI. a la Tierra de Huete, amplio territorio extendido por las provincias de Cuenca y Guadalajara. En el período Trastámara hasta la muerte de Dª Constanza, hija de Pedro I (1394), Huete pasa a su hija Catalina, ya reina desde 1390, que unió a sus propias villas, dadas a raíz de su matrimonio con Enrique III, de Soria, Atienza, Almazán, Deza y Molina de Aragón, todas ellas en el oriente de Castilla. A finales del siglo XIII se funda el Monasterio de la Merced, uno de los más importantes de la orden mercedaria en Castilla. Dos bellas fachadas con un orden de rejas y dos de balcones. Una sala capitular y refectorio, hoy Museo de Arte Contemporáneo. La fachada de la Iglesia fue remodelada en estilo neoclásico en 1867. El claustro es uno de los mejores patios barrocos de la provincia. Sobre el crucero se eleva una media naranja con una pintura al temple que representa la aparición de la Virgen a San Pedro Nolasco, fundador de la Orden. Visitamos el Museo Etnográfico, enclavado en el Monasterio, donde contemplamos útiles, enseres y aperos utilizados por los agricultores, así como trajes típicos y estancias de las casas de los labradores de esta comarca. En el siglo XV, Juan II le concede el título de Ciudad, gracias a Pedro Carrillo «El Halconero», cronista del Rey. Los Reyes Católicos, el 28 de Febrero de 1477. La distinguen con los títulos de «Noble y Leal». Con los Austrias, pasó a ser cabeza del partido de Huete, dentro de la provincia de Cuenca. Fernando VII, en el siglo XIX, veraneará en esta ciudad. Visitamos el Convento y antiguo Monasterio de Jesús y María, cuyas obras se inician en 1554 y concluyen 22 años después. Este edificio es uno de los mejores de la arquitectura conquense del siglo XVI; su planta rectangular se modula en torno a un claustro con arcos de medio punto sobre unos curiosos pilares cuadrados. El estilo es como de un palacio florentino y posee la singularidad de una torre de planta triangular La portada de la iglesia es una de las mejores del Manierismo conquense. En ella se representa la Natividad, así como figuras alegóricas de las siete virtudes. La iglesia, hoy llamada de Santa María de Castejón es de estilo gótico. Pasamos por el antiguo Monasterio de Santo Domingo de Guzmán (1620), contemplando su portada diseñada por el arquitecto fray Alberto de la Madre de Dios, y realizada por Antonio de Mazas. El convento fue fundado a finales del siglo XIV, con monjas procedentes de Amasatrigo gracias a las donaciones de Catalina de Lancaster, Reina de Castilla y Señora de Huete. Este Monasterio fue uno de los más importantes que la orden tenía en Castilla. El templo, de carácter austero, orden toscano y proporciones áureas, con planta de cruz latina, cúpula sobre crucero y cinco capillas laterales. La fachada es una obra realmente bella y equilibrada. Continuamos hasta 1700-1705, encontrando el colegio de los Jesuitas que es hoy Iglesia Real de San Nicolas de Medina. Aquí estuvieron ubicadas las antiguas escuelas de primeras letras y de gramática. La portada del templo es de doble pilastra, donde se incorporan las armas reales y la inscripción de Carlos III. Todavía nos invitan a degustar los quesos de esta zona, puros de oveja y cabra, tras lo cual aparece el autocar. Al cual subimos, saliendo de repente del túnel del tiempo, que nos ha tenido atrapados durante todo el día, encontrándonos de nuevo camino de Madrid, en tiempo y hora actual.

LAS EDADES DEL HOMBRE (Por tierras de Castilla) 18 y 19 de mayo 2011
external image images?q=tbn:ANd9GcSZ3BfR8uAixIUfZkJNyb_uwjSdNTkqYT-sskqsTZFFBOmLFNIy
Las Edades del Hombre este año se celebran en las ciudades vallisoletanas de Medina del Campo y Medina de Rioseco. Bajo el título de ‘Passio’ se mostrarán 180 obras del patrimonio artístico de la Iglesia, repartidas entre ambas sedes, y que mostrarán la representación cronológica de la pasión de Cristo en el arte de Castilla y León. La exposición que Las Edades del Hombre aporta como mayor novedad la posibilidad de que el visitante establezca “un diálogo con obras plásticas de artistas antiguos, con otras del siglo XX y contemporáneos, entre ellas y de ambas con el visitante”, según anunció el comisario de la misma, el sacerdote abulense Óscar Robledo Merino. Más del 85 por 100 de dichas obras no han estado antes en ninguna de las ediciones anteriores de Las Edades del Hombre. Según el comisario “en estas exposiciones se busca las mejores piezas que transmitan en cada momento el hilo conductor elegido, y a veces hay que recurrir a otras diócesis, incluso a particulares”, aunque “las diócesis que acogen suelen llevarse el mayor número de piezas”. El tema de ‘Passio’ es el mismo para ambas sedes, pero se presentará de modo diverso, por lo que ambas exposiciones “resultarán totalmente independientes”, “tendrán un hilo conductor, un principio y un final”. Así, en Medina de Rioseco, ‘Passio’ presentará la pasión de Cristo desde una perspectiva cronológica, siguiendo los relatos evangélicos, a partir de la Última Cena hasta la Resurrección. Por su parte, en Medina del Campo, ‘Passio’ presentará la pasión de Cristo desde un punto de vista temático, utilizando las expresiones más conocidas: ‘Agnus Dei’, ‘Varón de dolores’, ‘Nuevo Adán’, ‘Crux fidelis’, ‘Arma Christi’, etc. Además, contará con obras literarias, musicales, visuales… relacionadas con la liturgia y las manifestaciones públicas de la Semana Santa en Castilla y León. Como el visitar ambas sedes requiere su tiempo, hemos pensado que sería bueno pernoctar en la zona y lo haremos en el Hotel Vittoria Colonna, en Medina de Rioseco, con el finde visitar ambas ciudades unidas por el mismo hilo conductor. Por este motivo se le ha dedicado a esta excursión dos días (18 y 19 de mayo).
RESEÑA DE LA VISITA: Como ya es habitual entre nuestros compañeros de Jubiceca, visitamos otro año más la exposición de Las Edades del Hombre. En esta ocasión las obras se repartían entre dos localidades vallisoletanas, Medina del Campo y Medina de Rioseco y en ambas se podía contemplar parte de la riqueza artística de la comunidad de Castilla y León relacionada con la Pasión de Cristo. Gracias al adelanto de la salida de Madrid, pudimos llegar sin prisas y con tiempo suficiente para nuestra cita en Medina del Campo. La sede estaba ubicada en la iglesia de Santiago el Real que fue parte del convento jesuita de San Pablo y San Pedro, del que hoy no quedan más restos. La iglesia, construida en planta de cruz latina, permite recorrer y contemplar sin miedo a dejarse algo que ver, todas las obras expuestas, tanto antiguas como contemporáneas: pintura, escultura, en yeso policromado o mármol, tallas de madera y de marfil de la escuela hispanofilipina. En todas ellas se puede admirar, a través de la belleza de sus miradas, el sufrimiento, la angustia, la paz y la resignación de quienes la padecen, tanto física como anímicamente. Fue realmente una visita enriquecedora, terminada la cual quedó tiempo libre para conocer otros monumentos de la ciudad o volver a recrearse en los ya conocidos, tales como La Plaza Mayor o de la Hispanidad, una de las más grandes de España donde se encuentra la Colegiata de San Antolín que en su fachada principal tiene “El Balcón de la Virgen del Populo”, desde el que se podía oficiar misa los días de feria; también el misma plaza se pueden ver La Casa Consistorial, La Casa de los Arcos o del Cabildo (para que los clérigos pudiesen disfrutar de las fiestas de la plaza), el Palacio Real Testamentario (donde testó y murió Isabel la Católica), la Casa del Peso donde se custodiaba el “Peso Real” que garantizaba oficialmente el conjunto de pesas y medidas; en fin todo ello sin salirse de la plaza. Saliendo de la plaza y dirigiéndose hacia el rio encontramos un buen restaurante donde nos sirvieron un buen cordero que nos permitió seguir camino hacia la otra sede. Atravesando la llanura y admirando la arquitectura popular, de la que todavía quedan buenas muestras, llegamos a Medina de Rioseco, la capital de Tierra de Campos, la ciudad de los almirantes (llamada así porque fue sede del Almirantazgo de Castilla durante siglos), periodo de esplendor que llegaría hasta el siglo XVII, construyéndose entonces los principales edificios religiosos y casas señoriales. Está declarado conjunto Histórico Artístico. Después de hospedarse adecuadamente, al tiempo que deambulaban por sus calles (sobre todo por la porticada Rúa Mayor), se pudieron visitar la dársena del Canal de Castilla, uno de los extremos del canal navegable que llega hasta la capital y por otro lado hasta Alar del Rey, una grandiosa obra de ingeniería civil del siglo XVIII, una fábrica de harinas del siglo XIX, la iglesia de Santa Cruz, donde se encuentra el museo de Semana Santa, la iglesia de Santa María de Mediavilla en la se encuentra la capilla de los Benavente, que Eugenio D’Ors comparó con la Capilla Sixtina; la iglesia de San Francisco, ubicada en un antiguo convento de franciscanos, guiada por medios audiovisuales que resultan, al menos, espectaculares. Al día siguiente nuestra cita estaba en la iglesia de Santiago de los Caballeros, monumental como todas las otras, proyectada en 1533 por Rodrigo Gil de Hontañón presenta tres portadas distintas, una clasicista –la principal-, otra plateresca –la del sur-y por último –la del norte- que es gótico flamígera. Una vez dentro se suceden las muestras, al igual que el día anterior, combinando las antiguas con las contemporáneas, con exquisito gusto y atención, esculturas en yeso que parecen tallas de madera, tallas de madera que parecen mármol, todo es belleza y admiración, la exposición se nos antoja pequeña a pesar del centenar de obras expuestas, nos gustaría ver más, pero no es posible. Con los cuerpos cansados y las almas enriquecidas nos despedimos de las Medinas de Valladolid y regresamos para poder volver otra vez más.

ORGAZ (Por los Montes de Toledo)
27 de abril de 2011
external image images?q=tbn:ANd9GcRafAwUhiFKKvkUJXbKOIyAKzgMK9nFJwRyEa7MT38dwItX7-A_wg
Para ver la crónica del viaje, pulsar en este enlace.
Orgaz es una monumental villa histórica enclavada en la llanura norte de la Sierra de Los Yébenes, a tan sólo 33 kilómetros de la ciudad de Toledo. Su interesante casco urbano, declarado Conjunto Histórico Artístico, está presidido por las agujas de las torres de la iglesia parroquial de Santo Tomás y por las almenas de su Castillo. Orgaz sorprende por su singular arquitectura popular: un casco histórico salpicado de casas encaladas y escudos tallados en sus fachadas, y algunos interesantes monumentos que nos estarán esperando. Recorriendo Orgaz, descubriremos lugares llenos de encanto, como es el caso del arco de Belén y el arco de San José, restos de lo que fue la muralla de la localidad. Además de la Plaza Mayor y del antiguo hospital de San Lázaro, la iglesia parroquial de San Tomás, obra de Covarrubias, es el monumento más emblemático de Orgaz. A ello se suman el pósito municipal, la Casa del Vínculo y el puente de los Cinco Ojos, además, por supuesto, del castillo. Para comer, visitaremos la finca de “El Retamar” donde se encuentran las bodegas “Peces Barba”. Comeremos, beberemos y… Si nos queda tiempo iremos, cerca de Orgaz, a una pequeña localidad, Arisgotas, una pedanía donde se encuentra la singular iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, con su torre campanario cilíndrica y el Museo Visigodo.

Excursión a ÁVILA (Patrimonio de la Humanidad)
23 de marzo de 2011
external image Avila.jpg
ÁVILA es la ciudad donde se encuentran el patrimonio, la historia y el arte, la gastronomía, la fiesta y la mística, la cultura y la naturaleza. ÁVILA es ciudad antigua, medieval, de las tres culturas, del Patrimonio de la Humanidad, del Camino de la Lengua, de la Red de Juderías. Murallas, casas, palacios, templos, conventos configuran el rico patrimonio artístico de la ciudad, fruto de un enriquecedor pasado histórico protagonizado por las culturas que en ella convivieron. Historia, arte, mística, tradiciones, gastronomía, naturaleza se aúnan para ofrecer al visitante una enriquecedora estancia en Ávila. «Ávila de los Caballeros» es un título honorífico de la ciudad. Otro es «Ávila del Rey», y aún otro «Ávila de los leales», todos ellos presentes en la bandera de la ciudad. Ésta se caracteriza especialmente por tener una muralla medieval completa, románica. También es una de las ciudades con mayor número de iglesias (románicas y góticas) y de establecimientos hosteleros en relación al número de sus habitantes. Es considerada por muchos como la ciudad de «Cantos y de Santos». De ella dijo el escritor José Martínez Ruíz, «Azorín», tras escribir El alma castellana, que era «quizá la ciudad más siglo XVI de España». Se suele creer que la Plaza de Santa Teresa, popularmente conocida como Mercado Grande, la más grande de la ciudad, es la plaza mayor, aunque esto es falso, ya que la plaza mayor es el Mercado Chico donde se encuentra el Ayuntamiento. La ciudad es «Conjunto Histórico-Artístico nacional» desde 1884 y está incluida en la lista del «Patrimonio de la Humanidad» de la Unesco desde 1985.
Crónica de Alberto Eguilaz Con una gran afluencia de compañeros, el pasado día 23 de marzo se realizó una visita a la ciudad medieval de Ávila, Patrimonio de la Humanidad desde 1985. Un patrimonio que justifica no sólo una visita, sino varias, para comprender esta ciudad en la que convivieron judios, mudéjares y cristianos. Todos ellos dejaron su huella y forman parte de nuestro legado cultural. Nos recibió la ciudad bajo un manto blanco que la había cubierto y nos daba la ocasión de pasear bajo una visión única de la misma.. Comenzamos nuestro paseo, visitando la Basílica de San Vicente. Es el gran modelo románico, receptor y difusor del estilo de la ciudad. Su planta en cruz latina con tres naves y un brazo de crucero. Su cabecera se levanta sobre una cripta en la que vemos la roca original en la que sufrieron martirio san Vicente y sus hermanas Cristeta y Sabina; encima de la cual esta el cenotafio de estos santos en el que se relata la detención, condena y martirio de los m ismos. La portada occidental y la cornisa meridional constituyen lo mejor de la arquitectura del templo. Continuamos la visita partiendo de la Puerta del Alcázar, nos dirigimos hacia el Paseo del Rastro, denominado asi por el rastro de sangre que dejaban las reses al ser arrastradas desde el matadero. Este es un paseo creado en el siglo XIX, de gran tradición en la ciudad. Contemplamos parte de los 2,5 kilómetros de las murallas, que son soportes de otras arquitecturas, galerias, balcones, ventanas y torres del Palacio Episcopal se abren en estos lienzos de la cerca. . Llegamos a la Catedral, dedicada a San Salvador. Su emplazamiento nos recuerda la vinculación del poder temporal y el espiritual, en su estrecha relación con la muralla que determina su caracter de fortaleza. Iniciada en el románico, la catedral se levantó en gótico siendo, probablemente el primer gótico de Castilla. Durante este paseo hemos podido ver la arquitectura de sus Palacios: de los marrqueses de las Navas, Diego Salcedo, de las Aguas , de Velada,de Gómez Dávila o Palacio de Valderrábanos, con su portada gótica erigida en el siglo XV. La Plaza del Mercado Grande, la del Mercado Chico (Plaza Mayor), Ayuntamiento, etc. Por último. no podriamos dejar sin relacionar uno de las hitos más grandes que jamas haya dado una ciudad, ya que sobre todo es esta ciudad la Ciudad de Santa Teresa de Jesús , una de las figuras más excepcionales de la espiritualidad española. Es la ciudad de su infancia, juventud y madurez. La Santa, como la conocen los abulenses, nacía un 28 de marzo de 1515, en el seno de una familia numerosa, Su padre, Alonso Sánchez de Cepeda, dejando atras un pasado converso, llegaba desde Toledo y casaba en Avila con Beatriz Dávila Ahumada. Santa Teresa revolucionó la sociedad de su tiempo con su actitud y con la reforma del Carmelo. Su vida coincide con el Siglo de Oro de la ciudad, ya que aquí se escribieron algunas de las páginas más sobresalientes de la mística hebrea, islámica y cristiana: Teresa de Cepeda y Ahumada, Juan de la Cruz, Pedro de Alcántara, Mosé de León, NIssim Ben Abraham o el Mancebo de Arévalo. Es la ciudad de las ilusiones, proyectos, puntos de partida y de retorno de sus fundaciones. Murió en 1582 en Alba de Tormes, donde está enterrada. Visitamos el lugar donde se encontraba su casa y donde se guardan recuerdos y reliquias de esta santa. Pero ya ha llegado la hora del yantar, asi que tomamos el camino del restaurante, que se encuentra a las afueras de esta ciudad. Ahora nos acompaña la lluvia, asi que tendremos que mojarnos por dentro, con el vino de esta tierra, Cebreros y el Tiemblo nos ofrecen sus caldos. Los acompañamos de unas suculentas patatas revolconas, cochinillo o cochifrito, ternera de Avila y suculentos postres, pero de gastronomía hablaremos otro día en la sección correspondiente. Impregnados de historia y espiritualidad, relajados con el buen yantar y alegres con el vino, emprendemos el regreso a nuestras casas en espera de la nueva ruta que Daniel nos prepare.

CHINCHÓN Y VEGA MADRILEÑA
24 de febrero de 2011
external image chinchon-01.jpg
El pasado día 24 hemos realizado esta excursión los amigos y compañeros de JUBICECA.Ha sido muy agradable e interesante y como le prometi a nuestro presidente. aquí va la crónica de la misma. Primera parada . MEJORADA DEL CAMPO.-Es en MEJORADA DEL CAMPO, donde se levanta un monumento a la fe, un hombre, un solo hombre, Justo Gallego, ha sido, (sigue siendo) capaz de tratar que se convierta en realidad su sueño: erigir nada menos que una catedral en agradecimiento a Dios por las bondades que tuvo con él. No se puede contemplar esta obra con indiferencia, ni juzgarla con los parámetros mentales que rodean nuestra sociedad. ¿Es bonita? ¿Está bien realizada? ¿Merece la pena tanto sacrificio? ¿Es una locura?. Como digo no voy a juzgarla, seria mezquino. Que cada cual extraiga sus consecuencias, pero entre los botes, las baldosas y cristales rotos, emana, transciende algo inmaterial que impregna nuestros sentidos. Segunda Parada. LOECHES.- Nuestra andadura continua hacía LOECHES. Muchos se habrán preguntado, qué se nos había perdido en este pueblo (perdón, Villa) y es que existe un Madrid desconocido, un Madrid importante por el que pasamos de refilón sin apreciar lo que tenemos. LOECHES pertenece al partido de Arganda del Rey, en la subcomarca natural de la Alcarria de Alcalá. Existió desde el Siglo XII, y su nombre es de origen vasco. Debido a los efectos de la repoblación con pastores vascones durante la reconquista. Recibió el titulo de VILLA en 1555, por parte del Emperador Carlos I. Su hijo Felipe II, la vendió al genovés Baltasar Catanno. Después pasaría a la familia Cárdenas-Avellaneda, que fundó alli el convento de los Carmelitas de San Ignacio Mártir en 1596. donde se educó la hija de Felipe IV. Al morir los Cárdenas, compró el señorío el Conde-Duque de Olivares en 1633, el cual constuyó el Monasterio de la Inmaculada Concepción (1640). Aquí estuvo desterrado dicho Conde-Duque. Después desterrado a Toro. Murió y volvió a Loeches para permanecer enterrado en esta Villa. Este monasterio es la mayor joya artística de Loeches. De estilo barroco, se atribuye a Alonso Carbonell. El altar presenta unos impresionantes frescos de Fernando Calderón, que están inspirados en la obra “El sueño de Felipe II”. En 1909 Jacobo Fitz-James Sturt Falcó de Portocarrero y Ossorio, Duque de Alba y de Berwick, Conde-duque de Olivares, y otros títulos, fundó el nuevo panteón que hemos visitado. El nuevo enterramiento es lujoso con una gran capilla trilobulada, sarcófagos de mármol negro, con inscripciones de bronce dorado al fuego, que recuerdan el panteón real del Monasterio de El Escorial. Destaca un mausoleo de mármol blanco realizado por J.B. Clesinger, en honor a la esposa del XV duque de Alba, Francisca de Sales y Portocarreño, hermana de la Emperatriz de Francia, Eugenia de Montijo (esposa de Napoleón III). Los restos del Condeduque fuerón trasladados a este panteón, y según los testigos de la exhumación se encontraban en perfecto estado de conservación con las ropas de la época que le caracterizan en las pinturas de Velazquez. Valgan como anecdotas de esta visita las siguientes : Una valiosa colección de cuadros pintados por Rubens, Bassano, Veronés. Tizziano, Tintoreto, Miguel Angel, etc, fuerón robados durante la invasión francesa por el general Sebastiani, el cual los vendió al gobierno francés y a coleccionistas franceses e ingleses, por ello se cree que la mayoría están en el Louvre de Paris. También conviene recordar que en este monasterio se albergó el famoso “ oro del Banco de España” durante la Guerra Civil de 1936, en su camino para el embarque a Valencia para enviarlo a la antigua U.R.S.S. Para endulzarnos un poco, acudimos al torno del monasterio, donde las monjas carmelitas nos afrecen los dulces que elaboran ellas mismas. Después de la compra continuamos nuestro recorrido Tercera parada- TORRELAGUNA.- Es conveniente que después de sustentar el espíritu, demos algún placer al cuerpo. Para ello nos adentramos en Torrelaguna, donde sin más preámbulo, entramos en las Bodegas Morate. Tras la correspondiente explicación de cómo se elabora el vino en estas bodegas y de sus buenas virtudes procedemos a su cata. Reconfortados visitamos el MUSEO DEL VINO , propiedad de dicha bodega. Como no podía ser de otra forma, adquirimos diversas botellas de tan buenos caldos para desgustarlos en nuestras casas. Cuarta Parada ( y fonda) CHINCHON.- Ya estamos en Chinchón, conviene saber que Chinchón no es un pueblo, fué declarado ciudad en 1916, por el Rey Alfonso XIII, diez años más tarde se otorga el tratamiento de EXCELENCIA a su Ayuntamiento. Anteriormente y partiendo de la dominación romana fué un pueblo agrícola, posteriomente bajo los árabes estuvo tres siglos y medio, perteneciendo al Reino de Toledo. Le conquista Fernando I el Magno en 1060 y la reconquista posterior de Alfondo VI en 1083, quedando fuera del dominio musulmán y vinculado al Concejo de Segovia. Enrique IV la eleva a la categoría de Villa, cediendose en 1480 a los marqueses de Moya con rango de Señorío por los Reyes Católicos. Fernando de Cabrera y Bobadilla, segundo hijo sucesor de los marqueses, fué honrado por Carlos I en 1520 con el título de conde. A partir de este hecho, Chinchón pasa a ser un condado, quedando definitivamente enclavado en la provincia de Madrid en 1833 y un año más tarde es nombrado sede del Partido Judicial de la zona sur de Madrid. En 1974 Chinchón fué declarado Conjunto Histórico Artístico. Visitamos la IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCION, era la capilla que antiguamente estaba adosaba al Palacio condal y fué destruida por los franceses y reconstruida posteriormente. Combina los estilos gótico,plateresco, renacentista y barroco. Cabe destacar el magnífico cuadro de la Asunción de la Virgen pintado hacía 1812 por Francisco de Goya, por encargo de su hermano Camilo, capellán de los condes. Muy cerca esta la TORRE DEL RELOJ, parte de la antigua Iglesia de Nuestra Señora de Gracia, del siglo XV. La torre fué restaurada mucho tiempo después de que los franceses, como hemos dicho, destruyeran todo el conjunto (en 1808). Existe el dicho popular de que CHINCHON TIENE UNA TORRE SIN IGLESIA Y UNA IGLESIA SIN TORRE, ya que la actual iglesia de la Asunción no tiene ninguna. En el antiguo emplazamiento del Palacio Real, se ha construido el actual TEATRO LOPE DE VEGA, que ha quedado precioso y cuya visita nos fúé muy grata. Bajamos a la PLAZA MAYOR DE CHINCHON, que estimo es el monumento que más conocemos, todos nosotros. Su arquitectura singular ofrece un conjunto único por el que merece la pena pasear, visitando tiendas y bodegas y su LAVADERO, curiosidad que la mayor de las veces nos ha pasado desapercibida. No se me olvida que, entre todas estas visitas, hemos hecho honor a la fama gastronómica de esta ciudad , desgustando en el Mesón “ Cuevas de la Cerca”, los magnificas judias y el lechazo transcendental de estas tierras.
Alberto Martínez de Eguílaz, cronista suplente

CAMPO DE CRIPTANA

Campo_de_Criptana.jpg
CAMPO DE CRIPTANA (Ciudad Real)
Actualmente pueden verse desde lejos hasta diez molinos, algunos muy bien restaurados, que conservan su estructura y mecanismo originales y que se pueden visitar por dentro y escuchar una verdadera lección sobre su funcionamiento y servicio. Otros están convertidos en museos: el Inca Garcilaso es museo de labranza; el Pilón, museo del vino; el Quimera, museo de Vicente Huidobro; el Culebro, museo de la actriz Sara Montiel, y el Lagarto, museo de la poesía. El molino Poyatos alberga la Oficina de Turismo. Todos los sábados se pone uno de los restaurados en funcionamiento.
Están declarados monumentos de Interés Histórico Artístico y los más antiguos (siglo XVI) se llaman Burleta, Sardinero e Infante. Tienen forma cilíndrica, están encalados y coronados con una especie de sombrero. Sus aspas son de madera y se giran buscando la fuerza del viento, necesaria para moler el trigo y después extraer la harina.
Tras visitar los molinos, podemos recorrer las calles del Albaicín criptanense, un barrio que a finales del siglo XVI fue formado por muchas familias moriscas venidas de Granada que se refugiaron en la parte este del poblado y desde entonces se conoció al nuevo barrio como el Albaicín. Las casas se conservan con su teja árabe, pintadas en blanco y añil y reja de hierro forjado en las ventanas. Todo un espectáculo cuando el sol de La Mancha se refleja en el blanco nuclear de las casas, envolviendo al viajero en un ambiente de ensueño, igual que le ocurriera al hidalgo caballero.
También visitaremos una casa-cueva, excavada en la misma roca de la sierra, forma parte de un conjunto llamado Cuevas de la Virgen de la Paz que fueron utilizadas como viviendas por los molineros de la localidad, dada su proximidad a la Sierra de los Molinos de Viento.
Después visitaremos el Pósito, que es un edificio en el que se guardaba el grano (principalmente trigo). El pósito como institución es algo muy antiguo, regido por el Ayuntamiento. Tenía la misión de prestar grano a los labradores en épocas malas y en condiciones muy favorables y además regular el mercado del trigo cuando su precio (y por lo tanto del pan) tendían a la alza de manera alarmante. El edificio de Campo de Criptana es del siglo XVI y fue renovado y ampliado por Carlos III. La portada de acceso está en la fachada principal que da a la plaza que lleva su mismo nombre, Plaza del Pósito; tiene un arco de medio punto enmarcado en alfiz y sobre él, tres escudos, dos de ellos de la orden de Santiago.

Viaje a Atapuerca
Visitando el Museo de la Evolución Humana y Yacimiento Arqueológico de Atapuerca
Atapuerca3.jpgMuseo_Evolución_Humana.jpg
Museo de la Evolución Humana:
En pleno centro de la capital burgalesa, en línea visual con la Catedral y a escasos metros del Camino de Santiago, el Museo de la Evolución Humana (MEH) se halla en la ribera del Arlanzón, donde se ha reproducido el paisaje de la sierra de Atapuerca. El museo es la pieza central y más grande de un complejo cultural diseñado por el arquitecto cántabro Juan Navarro Baldeweg. Nacido a la sombra de Atapuerca, el Museo de la Evolución Humana muestra algunas de las piezas clave descubiertas en estos yacimientos, como la pelvis Elvis, el cráneo Miguelón o la mandíbula Leticia. Pero esta instalación cultural inaugurada este verano va mucho más allá en el recorrido por la evolución humana y en la investigación realizada a lo largo de la historia. Es un lugar para conocer y sentir nuestro pasado, tal como éramos.
Yacimiento Arqueológico de Atapuerca:
Con más de 800.000 años de antigüedad, el Yacimiento Arqueológico de Atapuerca contiene los restos de homínidos más antiguos encontrados en Europa y constituyen una nueva especie humana occidental, el hombre más viejo de Europa. También se encuentran restos de ocupación por el Homo Sapiens de alrededor de 4.000 años y asentamientos humanos del neolítico y de la cultura megalítica. Encontramos diferentes yacimientos:
-La Gran Dolina: Sus diferentes niveles tienen una edad comprendida entre un millón y doscientos mil años. En el nivel TD6 se encontraron restos de los hombres europeos más antiguos conocidos hasta la fecha.
-Trinchera de Elefante: El estudio de este yacimiento apenas ha comenzado, pero ya sabemos que contiene los elementos más antiguos encontrados hasta el momento en Atapuerca, probablemente hace un millón de años.
-Galería: Sus sedimentos contienen fósiles e industria lítica de edades comprendidas entre dos y cuatro millones de años.
-Sima de los Huesos: En la Sima de los Huesos dentro del complejo de Cueva Mayor, se han encontrado 3.000 restos de fósiles humanos de entre dos millones y medio y tres millones de años de antigüedad

Reseña del viaje

por Daniel Gallego Martín

Atapuerca2.jpg
VISITA AL YACIMIENTO DE ATAPUERCA (Daniel Gallego Martín)
A pesar de que se pronosticaba un tiempo desapacible de frío, lluvia e incluso nieve, nuestros compañeros de JUBICECA llenaron el autocar, y con pena, tuvimos que dejar a algunos invitados en Madrid.
El Yacimiento Arqueológico de Atapuerca se encuentra en la Sierra de Atapuerca en Burgos. Castilla y León. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000. La visita estaba orientada por orden cronológico:
La trinchera del ferrocarril. A finales del siglo XIX se traza un recorrido para construir un ferrocarril para transportar carbón; entre los desmontes que hay que realizar en la sierra de Atapuerca se descubren algunosfósiles y entradas a cuevas. Estos hallazgos fueron el origen de un estudio sistemático y pormenorizado de la zona; ahí es donde nos dirigimos en primer lugar.
Debidamente ataviados con casco, se nos mostró el trabajo de campo realizado por los antropólogos, horas, días, meses y años de arduo esfuerzo para ir desenterrando lo que la naturaleza ocultó durante tanto tiempo. En un talud aparecen reflejados los lugares exactos donde se encontraron los distintos materiales de estudio. Aquí la cabeza de un ratón, unos centímetros más abajo, lo que quiere decir unos cuantos años antes, un huesecillo… los materiales que se han ido depositando por capas, nos indican los años transcurridos. La guía del parque explica, los oyentes escuchan con admiración y hacen cuantas preguntas se les ocurren; todo esto transcurre de una manera tan espontánea y sencilla que se crea una dinámica distendida y al mismo tiempo formativa que permite hasta formular hipótesis y resolver cuestiones planteadas tanto por la guía como por los visitantes. Más adelante se ve la entrada a una cueva, la boca de una sima…
Parque Arqueológico. Pasamos entonces a visitar el parque donde se han recreado los distintos hábitats de nuestros antepasados, la evolución de la vivienda, los métodos de caza y sus útiles, realizándose una demostración práctica de su obtención, así como la forma (con éxito) de cómo encender fuego sin cerillas ni mechero. Hacía frío, se acercaba la hora de comer y decidimos hacer un descanso para reponer fuerzas y abastecernos de calorías con una hoya podrida, plato típico de la zona.
Museo de la Evolución Humana. El museo en si mismo es ya una obra de tales magnitudes y belleza que merecería la pena visitarlo aunque estuviera vacío. Desde la entrada puede verse el interior de un gran cubo diáfano pudiendo tener una idea general de sus cuatro plantas. En la planta inferior se pueden observar los “tesoros”: la mandíbula Letizia (Homo antecesor), el Cráneo de Miguelón o la Pelvis Elvis (Homo Heidelbergensis), así como más de 200 fósiles originales. Según se asciende a la planta superior se puede observar en tamaño natural la evolución de la Sierra de Atapuerca en cuatro momentos del último millón de años. En esta planta vemos algunas reproducciones, Beagle-buque de Darwin, Lucy (Australopitecos) todas a tamaño natural. Si subimos otra planta podemos conocer el orden de las adquisiciones logradas por el ser humano, herramientas, fuego, arte y música, así como la forma de vida de los primeros recolectores y agricultores. Seguimos subiendo y podemos conocer los ecosistemas claves en la evolución humana: la selva tropical, la sabana y la tundra.